Crisis cambiaria argentina se profundiza con varios precios del dólar

La cotización de de la divisa verde cambia a diario y altera los mercados
Crisis cambiaria argentina se profundiza con varios precios del dólar
El país sudamericano padece una crisis económica.
Foto: EFE

Jesús M. llega a las ocho de la mañana de lunes a sábado a la esquina de Florida y Corrientes, en el centro de Buenos Aires, para comenzar un original trabajo derivado de la crisis cambiaria que sufre Argentina, un país en el que la cotización del dólar cambia a diario y altera los mercados.

Este hombre, de 35 años, es un “arbolito”, nombre con el que se conoce popularmente a los cientos de personas que se plantan en las calles comerciales más transitadas de la ciudad para ofrecer la compra y venta de dólares en el mercado ilegal.

“Cambio, cambio (…) euros, dólares, reales”, ofrece a los transeúntes, casi en un susurro, Jesús M., quien no puede revelar su verdadero nombre porque sabe que está cometiendo un delito.

Cuando un cliente se le acerca, el hombre tiene la tarea de llevarlo a alguna “cueva”, como se definen las oficinas escondidas en los edificios del centro en donde opera el mercado paralelo de divisas que es un cotidiano dolor de cabeza para el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner.

Una vez ahí, el hombre deja al cliente y sale de nuevo a buscar a otros turistas ansiosos de cambiar su moneda extranjera a una mejor cotización de la que ofrecen las ya casi inexistentes casas de cambio y los bancos.

Jesús M. suele permanecer en Florida y Corriente, corazón de “la city porteña” y centro financiero del país, hasta las tres de la tarde cuando es sustituido por otro compañero que continúa el trabajo de “arbolito” hasta las nueve de la noche.

Las autoridades fiscales realizan operativos cotidianos para detener “arbolitos” y descubrir “cuevas”, pero el mercado es tan sólido, que el negocio nunca se detiene, sobre todo por la alta demanda de dólares que compran ahorristas que quieren protegerse de una eventual crisis económica.

Basta saber los precios de la divisa para entender el éxito del mercado ilegal, mismo que compra los dólares a 15.60 pesos argentinos, una diferencia extrema de los 8.51 pesos que ofrecen los bancos este miércoles.

Una alta inflación, conflictos con el pago de la deuda, controles confusos, el añejo temor a crisis económicas y la cercanía de las elecciones presidenciales de 2015 formaron una mezcla explosiva que llevó a miles de argentinos a refugiarse en el dólar pese a las restricciones de compra que impuso el gobierno.

Bastó que Fernández de Kirchner tratara de regular el mercado cambiario a finales de 2011 para que ocurriera justamente lo contrario, ya que desde entonces el dólar oficial aumentó su precio de 4.2 a 8.51, en una lenta devaluación presionada por el fortalecimiento del dólar ilegal, conocido aquí como el dólar “blue”, que se disparó de 4.8 a 15.60 pesos.

Desde entonces, el gobierno reitera sus críticas al mercado informal comparándolo incluso con la ilegalidad de la venta de drogas, aunque son las propias autoridades las que establecen múltiples precios para la divisa.

En Argentina existe el “dólar ahorro”, que se puede comprar previa autorización del órgano fiscal; el “dólar turista”, que se autoriza con límites de montos para viajes al exterior; y el “dólar tarjeta”, que impone una tasa del 35 por ciento a los gastos pagados con tarjeta de crédito en otros países.

También está la opción del “dólar bolsa” que permite la compra de dólares vía compra de bonos en el Mercado de Valores, pero en todos los casos implica precios superiores a los 8.51 pesos que es supuestamente el valor oficial.