Padres inquietos por casos de abuso sexual en escuelas de NYC

Exigen chequeos más rigurosos sobre el profesorado, luego de los recientes arrestos de dos maestros en Brooklyn
Padres inquietos por casos de abuso sexual en escuelas de NYC
Los casos de abuso sexual a estudiantes han generando preocupación en la comunidad.
Foto: Mariela Lombard / El Diario

Nueva York – Los recientes arrestos de maestros de escuelas de Nueva York por casos de supuestos abusos sexuales a estudiantes han generando gran preocupación en la comunidad, y algunos padres neoyorquinos están exigiendo a las autoridades y a los centros escolares chequeos más rigurosos sobre el profesorado.

Apenas la semana pasada un profesor de Brooklyn fue impuesto de cargos criminales luego que investigadores hallaron, en equipos electrónicos confiscados, evidencia de crímenes que van desde actos sexuales hasta ofrecerles alcohol a sus estudiantes.

El acusado, Sean Shaynak (44), era maestro de matemáticas y ciencias en Brooklyn Technical High School. Según detalló el fiscal de distrito, Shaynak llevó a una adolescente de 15 años a una playa nudista en Nueva Jersey; mantuvo relaciones sexuales con una estudiante de 18 sin su consentimiento y les envió fotos de sus genitales a otras cuatro alumnas, incluyendo dos menores. Además, la denuncia señala que el individuo mantuvo sexo consensuado con dos estudiantes (18 y 19), tocó las nalgas y besó a otra menor. Además, el educador le ofreció alcohol y cigarrillos a adolescentes, entre otros delitos.


Lee también:

Profesor pervertido de Brooklyn tiene un pasado oscuro

Maestro acusado de abusar de 5 niñas es veterano del Army

Confianza violada: madre narra cómo un sacerdote abusó de su hija


“No puedo creerme que nadie en esa escuela conociese lo que estaba haciendo ese monstruo”, señaló Elvira López (39), que tiene a un hijo adolescente también matriculado en una escuela pública de Brooklyn. “Seguro que los otros maestros sospechaban algo, seguro que el director sospechaba algo, porque los chiquillos hablan entre ellos, pero no hicieron nada y eso me preocupa, porque puede estar pasando lo mismo en otras escuelas”.

Según datos de la Fiscalía, Shaynak llevó a cabo esta conducta con sus estudiantes durante meses y no fue detenido hasta que envió una fotografía de su pene a una de sus alumnas y esta se lo comunicó a sus padres.

Después de que hace dos años se registraran varios arrestos de maestros por mantener conductas inapropiadas con sus estudiantes a través de las redes sociales, el Departamento de Educación tomó la determinación de prohibir en todas las escuelas de Nueva York que los maestros se hiciesen amigos de sus alumnos en Facebook o los contactaran por Twitter. Sin embargo, la normativa no dice nada sobre los contactos por celular o correo electrónico.

“Todas las escuelas deberían reunir a todos sus estudiantes, los pequeños y los grandes, para explicarles muy claro que hay cosas que los adultos no pueden hacer con ellos y que lo tienen que denunciar inmediatamente”, dijo Jay Martínez (46), que tiene una hija de 16 años todavía en la escuela. “Tienen que perder el miedo a contarlo, porque los abusadores, sobre todo si son maestros, se aprovechan de la autoridad que tienen sobre ellos”.

Otro profesor de ciencias de Brooklyn identificado como Omil Carrasquillo (36), también fue arrestado a finales del mes pasado y acusado de abusar sexualmente de al menos cinco estudiantes.

El docente, que enseñaba en la escuela pública P.S. 249 The Catom School, en Brooklyn, enfrenta varios cargos criminales de abuso sexual y de poner en riesgo el bienestar de un menor. En este caso la Policía indicó que las víctimas de los abusos sexuales fueron niñas que tienen entre 10 y 11 años.

El Departamento de Educación asegura que cuentan con un procedimiento muy regulado para perseguir los casos de conducta sexual inapropiada contra un estudiante. De acuerdo a esas normas, cualquier información o sospecha de conducta inapropiada por parte de un empleado del DOE, tiene que ser inmediatamente reportada al director o supervisor del centro escolar, quien a su vez tiene que reportarla inmediatamente a un comisionado independiente especial para que abra una investigación y a la Policía si hay indicios de criminalidad.

“La seguridad de los estudiantes es nuestra principal prioridad”, dijo Devora Kaye, vocera del DOE. “Tenemos una serie de reglas y políticas muy detalladas al respecto”.

De acuerdo al registro estatal de abusos a menores, en 2012, último año del que se tienen datos, se recibieron 54,051 reportes de abusos físicos, psicológicos o sexuales contra niños en la ciudad de Nueva York. En más de 21,000 de esos reportes se encontró causa.

La División Estatal de Servicios de Justicia Criminal de Nueva York cuenta con una base de datos online pública que permite a todos los neoyorquinos consultar si viven cerca de un ofensor sexual o si un individuo es ofensor sexual. Puede visitarla en www.criminaljustice.ny.gov/nsor/

La base de datos permite hacer búsquedas por apellidos, por condados y por código postal. Los resultados son tan detallados que ofrecen la foto del ofensor, la dirección exacta de su domicilio, información de su vehículo, su descripción física y el record de sus crímenes.

Hay tres tipos de ofensores sexuales:

  • Nivel 1 (bajo riesgo de reincidencia).
  • Nivel 2 (riesgo medio de reincidencia).
  • Nivel 3 (alto riesgo de reincidencia).

Los niveles de riesgo los determina un juez después de una audiencia en corte.

Por ley, la base de datos pública online sólo incluye a los ofensores situados en los niveles 2 y 3. Sin embargo, también existe una línea telefónica (518-457-5837) para obtener información sobre ofensores sexuales clasificados en todos los niveles de riego, incluidos aquellos cuyos casos están aún pendientes.

Para solicitar esta información, el solicitante debe conocer el nombre y apellidos del supuesto ofensor, y su dirección o fecha de nacimiento o número de la seguridad social.

Los ofensores clasificados en el nivel 1 deben mantener su información actualizada en el registro durante al menos 20 años, y los de los niveles 2 y 3 están obligados a hacerlo durante toda su vida.

En www.criminaljustice.ny.gov/nsor/nyalert.htm puede también registrarse para recibir alertas por mensaje de texto o por email cada vez que un ofensor sexual de nivel 2 o 3 se mude a su barrio.

Registro de ofensores sexuales a nivel nacional

http://www.familywatchdog.us/

  • El New York State Central Register cuenta con una línea directa que opera las 24 horas para reportar casos de abusos a menores. Llame al 1-800-342-3720 para rellenar un reporte.
  • Si el niño está en un peligro inmediato, llame al 911.
  • Si quiere informarse y conocer más sobre cómo mantener a sus hijos a salvo de depredadores sexuales, puede ponerse en contacto con la organización Prevent Child Abuse New York en horario de 8 a.m. a 10 p.m., a través del 1-800-244-5373. Su página web (www.preventchildabuseny.org) también ofrece recursos de ayuda.
  • Tantos los niños pequeños como los adolescentes son vulnerables al abuso sexual.
  • Usualmente el abuso proviene de alguien que es conocido y “confiable”: un familiar, amigo de la familia o niñera.
  • El abuso sexual puede involucrar fuerza, engaño, amenaza, soborno o presión. Usualmente el abuso se va incrementando de manera gradual con el tiempo.
  • No necesariamente los abusadores usan la fuerza física, porque los niños son enseñados a no cuestionar la autoridad y creen que los “más grandes tienen la razón”.
  • Porque los niños no siempre pueden expresar el abuso sexual, los padres deben estar pendientes de señales físicas o de comportamiento.
  • Si al niño no le gusta cierta gente, se queja de dolores en los genitales o presenta desordenes de comportamiento son señales de alerta importantes.
  • La mejor forma de prevenir el abuso sexual es tener una comunicación abierta con sus niños y si sospecha que alguno ha sido víctima no confronte al agresor, vaya directo a la policía local.