Piezas clave detrás de la política neoyorquina

La marcada influencia política de consultores y la maquinaria demócrata de la ciudad

Piezas clave detrás de la política neoyorquina
Un grupo de personas esperan para ejercer su derecho al voto.
Foto: EFE

Cuando de contiendas políticas se habla, los nombres que más resaltan son los de los candidatos y sus portavoces. Pero detrás de cada campaña política hay una serie de personas y grupos influyentes que son clave si se quiere ganar una elección.

Primero están las maquinarias políticas o “la institución”, como se conocen en los círculos políticos. En el caso de Nueva York, “la institución” es demócrata ya que es ese el partido mayoritario. Cada condado tiene su propio comité demócrata y sus favorecidos son por lo general los que ganan.

“En unas elecciones especiales los candidatos son decididos por las maquinarias demócratas”, explica Jaime Estades, experto en el proceso político neoyorquino. “En Nueva York se vota demócrata, en ese caso el Partido decide con el dedo”.

Eso convierte el proceso a veces en lo contrario de democrático. “Las maquinarias políticas seleccionan a candidatos y esos candidatos pasan a ser dependientes de ellos y de tener que responder a un grupo pequeño, no a los votantes”, explica Estades, quien preside la organización no partidista Latino Leadership Institute, la cual encamina a jóvenes en la política local. Estades resalta que su currículo enseña a sus alumnos cómo postularse sin el apoyo de la maquinaria.

Mientras hay candidatos que pueden postularse y hasta ganar sin la ayuda de los líderes del partido, hay otros escaños que, aun siendo electos, es muy común que estos sean decididos por la maquinaria. Un ejemplo de ello son las candidaturas a la Corte Suprema de cada condado, que se han convertido casi en un nombramiento.

La jueza del tribunal civil de Queens Carmen Velásquez, de origen ecuatoriano, se postuló como candidata para juez de la Corte Suprema del condado hace por lo menos tres años, con la intención de convertirse en la primera suramericana en dicho cargo en todo el país.

La magistrada logró muchos respaldos, pero no el del congresista Joe Crowley, presidente del Partido Demócrata de su condado, el cual elige los candidatos del partido. Según varias fuentes, Crowley dio su respaldo a Velásquez este año y, como no tiene competencia, es más que seguro que hará historia el próximo 4 de noviembre.

Otro ejemplo de “elegidos con el dedo” que aparecen en la boleta son los líderes de distrito, una posición sin paga cuyo poder incluye votar por el líder de la maquinaria demócrata de su condado

Otras piezas clave son los consultores políticos. “Tienen un rol muy importante en la campaña. Son especialistas en diferentes aéreas electorales”, explica Estades. Algunos se concentran en las relaciones con la prensa, otros en el proceso de peticiones y en operaciones de campo. “Hay un sinnúmero de consultores de campaña siempre y cuando el candidato tenga dinero para pagarles”, agregó el experto.

Hay algunos que abarcan varias especialidades a la vez. Ese es el caso del puertorriqueño Mike Nieves, de Brooklyn, quien trabajó para el alcalde David Dinkins como enlace de relaciones para la comunidad hispana, y más recientemente para la campaña de reelección del congresista Charles Rangel.

“Son muy pocas las campañas en las cuales yo no he trabajado”, comentó Nieves, quien dice preferir trabajar con candidatos “insurgentes”. La más memorable, según explica, fue la del exredactor de El Diario y asambleísta puertorriqueño de East Harlem Nelson Denis, en 1996. “Nos enfrentamos a un titular que tenía el respaldo del poderoso sindicato 1199 y cuya campaña fue llevada por Bill de Blasio”, recordó, refiriéndose al asambleísta puertorriqueño Francisco Díaz.

Entre los clientes de Nieves está la campaña de Eliot Spitzer para contralor de la ciudad, y actualmente lleva la de Guillermo Linares, quien busca representar nuevamente el Alto Manhattan en la Asamblea estatal.

Luis Miranda, co fundador de la empresa cabildera MirRam Group, tiene en su lista de consultoría política las campañas por el senado federal de Hillary Clinton y Chuck Schumer. Miranda trabajó para Ed Koch también como enlace de relaciones para la comunidad, Miranda considera que su mayor victoria y a la vez su mayor derrota fue la campaña por la Alcaldía de Fernando Ferrer en 2001.

“Ganamos porque cambió el curso político de la comunidad latina en Nueva York”, señaló Miranda, que lleva 16 años brindando consultoría sobre la comunidad latina. “Nadie pensó que Freddy Ferrer ganaría las primarias demócratas y lo logró”, señaló Miranda, que lleva 16 años brindando consultoría sobre la comunidad latina. Sin embargo, la mayor desilusión también fue con Freddy. “Estoy seguro que si no hubiese sido por [los ataques terroristas] del 9-11, Freddy Ferrer hubiese sido el primer alcalde latino de Nueva York”, agregó

A veces los cerebros en la sombra acaban salpicados con sus vínculos políticos. En julio pasado, Luis Miranda se vio envuelto en una polémica después que la Federación Hispana fue la organización más favorecida por fondos del Concejo Municipal. Su firma, MirRam Group, estuvo detrás de la campaña de Mark Viverito para Presidenta del Concejo, y actualmente representa la Federación como su cabildero.

Por su parte, Mike Nieves fue vinculado en septiembre con el consultor político Melvin Lowe quien fue encontrado culpable, junto al senador John Sampson (D-Queens), por conspirar para defraudar $100,000 al Comité Demócrata de Campaña del Senado por servicios nunca proveídos. Documentos de la corte indican que Lowe pagó $20,000 del dinero en cuestión a Nieves. En ambos casos no hay indicación que se cometieron ilegalidades.