Carlos Menchaca, Edil Concejo Municipal de la Ciudad de Nueva York

#ElDiarioELAwards
Carlos Menchaca, Edil Concejo Municipal de la Ciudad de Nueva York
"Amo mi herencia mexicana y ser gay abiertamente", dijo el concejal Carlos Menchaca.
Foto: EDLP

@cmenchaca
El primer concejal mexicoamericano de Nueva York se siente más cómodo hablando inglés. Pero eso no ha sido un obstáculo para convencer a miles de inmigrantes que hablan español en su distrito de Brooklyn. El tono que le imprime a su voz trasciende las barreras del idioma al hablar desde su propia experiencia como un niño de la frontera, que creció en una familia de bajos recursos en un proyecto público de vivienda en El Paso, Texas.

“Mis primeras nociones de dedicarme a la política las tuve cuando era muy joven y teníamos que cruzar el puente para visitar a nuestra familia en México. Siempre cuestionaba por qué ellos no podían tener asistencia pública y el acceso a comida y vivienda que nosotros teníamos”.

Menchaca (34) fue un “outsider” en las elecciones de 2013 que –como dicen– hizo que las madres hispanas “sin papeles” de Sunset Park y Red Hook llevaran a sus hijos estadounidenses a votar por él. Fue entrenado por figuras como la congresista Nydia Velázquez y la ex presidenta del Concejo Municipal, Christine Quinn, de quien fue su representante ante la comunidad gay y de los afectados con VIH/Sida.

Después de graduarse en la Universidad de San Francisco, Menchaca se residenció en Nueva York en 2004, donde trabajó como coordinador de presupuesto para la Oficina del Presidente del Condado de Brooklyn hasta 2011.

Cuando su distrito fue dañado ampliamente por la tormenta Sandy, su inquietud por brindar una mayor representación a su comunidad se hizo más urgente.

Ahora preside el Comité de Inmigración del Concejo y se esfuerza “para conseguir recursos legales de manera creativa y conectar a las comunidades con el Gobierno”.

Cuando piensa en cómo se ve en el futuro, responde con certeza: “Siempre he tenido oportunidades muy buenas; no me importa dónde aterrice, pero siempre será sirviendo a la gente”. No resiente de las etiquetas. “Amo mi herencia mexicana y ser gay abiertamente. Eso me ayuda a conectarme con la gente”.

Defensor de la democracia participativa en la gestión pública de la Ciudad, promete no descansar por aplicarla a todo nivel en la gestión pública.

Al final de cada jornada, ¿qué no lo deja dormir? “Las relaciones con mi familia que no vive en Nueva York (a sus padres se suman seis hermanos y 16 sobrinos muy unidos). Nadie es como la familia”