Un misterio, recuperación de pacientes con ébola

No se conocen detalles de los tratamientos que les han salvado la vida a enfermos
Un misterio, recuperación de pacientes con ébola
Amber Vinson, una de las dos enfermeras contagiadas de ébola en Dallas, fue dada de alta ayer del hospital.
Foto: EFE

Mientras algunas compañías farmacéuticas y laboratorios trabajan en la creación de una vacuna contra el ébola, con lo único que cuentan los enfermos actualmente, para tratar de sobrevivir, es con tratamientos y fármacos experimentales.

Gracias a estos procedimientos empíricos, varios pacientes en Estados Unidos han sido declarados libres de la enfermedad y han podido dejar las unidades de cuidados intensivos donde recibían atención médica.

El caso más reciente es el de Amber Vinson, una de las dos enfermeras que contrajo el virus en Dallas, quien ayer dejó el hospital tras haber sido declarada libre de la enfermedad. La semana pasada también fueron dados de alta el camarógrafo Ashoka Muk y la enfermera Nina Pham. Esta última, incluso, se reunió con el presidente Barack Obama.

A pesar de estos avances, aún los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), el Departamento de Salud de EEUU y los hospitales donde se han atendido a esos pacientes, no han dado información detallada, u oficial, sobre cómo estas personas se curaron.

Lo poco que se ha dicho, es que a estos pacientes les realizaron transfusiones de sangre y plasma de sobrevivientes de ébola, y se cree que los anticuerpos presentes en esa sangre ayudaron a su sistema inmunológico a combatir la enfermedad.

“Hemos sabido por muchos años que los anticuerpos son importantes para crear inmunidad contra el virus de ébola (…) Hay un reporte que sugiere que la transfusión de sangre (de los sobrevivientes) ayudó a los pacientes en un brote de ébola, pero se trata de datos anecdóticos”, dice el doctor Alan Schmaljohn, profesor de Microbiología e Inmunología de la Escuela de Medicina de la Universidad de Maryland.

En el caso específico de los que se han sanado en EEUU, el doctor Schmaljohn no se atreve a opinar por la misma falta de información sobre qué tipo de tratamiento utilizado. “Es cierto que algunos sobrevivieron y es cierto que algunos recibieron plasma (suero) inmune, pero lo que no está claro es si sobrevivieron por haber recibido ese plasma“, acota el científico, quien es miembro de la red Global Virus del Institute of Human Virology.

No existen aún tratamientos aprobados para el ébola por parte de la Administración Federal de Drogas y Alimentos. Pero, según han informado medios locales, algunos pacientes, incluyendo el doctor neoyorquino Craig Spencer, han sido tratados con el antirival Brincidofovir, que se encuentra en fase experimental.

Otras medicinas que se han usado son TKM-Ebola y ZMapp. Esta última ha demostrado que protegen a primates contra el ébola.

“Cuando hablamos de la eficacia de ZMapp, debemos enfatizar que los datos humanos son demasiado limitados como para ser convincentes. En los monos —que son muy difíciles de proteger contra el ébola— ZMapp ha sido notablemente eficaz”, explica Schmaljohn.

El científico cree que no se han dado a conocer detalles de los tratamientos usados en EEUU con el fin de proteger la confidencialidad de los pacientes.