Kabbalah: hispano logra transformación gracias a su fe

El estilista Daniel Sánchez ha encontrado paz gracias a la Kabbalah

Guía de Regalos

Kabbalah: hispano logra transformación gracias a su fe
Daniel Sánchez ha encontrado en la práctica de la kabbalah la paz espiritual que necesitaba.
Foto: Mariela lombard

@Zaira_Reporter

Enfrentado a un vacío existencial y necesitado de las respuestas a las preguntas metafísicas que el catolicismo no respondió, el puertorriqueño Daniel Sánchez (39) encontró en la corriente mística de origen judío Kabbalah la satisfacción de su hambre espiritual.

Hace cinco años que el estilista profesional instruido en París acude al Centro de Kabbalah en Midtown Manhattan, atraído por los principios teóricos, meditativos y prácticos de purificación, autoconocimiento y conexión con el creador.

“Estaba en una búsqueda de pertenencia y de mi propósito en la vida, hasta que mi amiga me compartió el libro ‘El poder de la Kabbalah’. Me llené de inquietud, encontré el camino”, explicó Sánchez. “Pasé de una satisfacción momentánea a duradera, comenzó mi transformación. Pronto dejé de lado el egoísmo y empecé a ayudar sin una agenda”.

La Kabbalah (de ‘LeKabe’ que significa recibir) tiene su base en el Zóhar, escrito hace unos dos mil años por Rav (maestro) Shimón bar Yojái. El texto sagrado decodifica los misterios y el sistema espiritual universal descrito en la Torá (la Biblia), conocido como Los Cinco Libros de Moisés o el Antiguo Testamento.

Confinado por 13 años en una cueva en Pekin, Israel; Rav Shimón bar Yojái habría tenido visiones de Moisés y Elías el Profeta.

“En Kabbalah no entregas tu identidad, preferencia o religión, sólo añades un despertar espiritual a tu vida”, apuntó. “Soy católico, pero no práctico el catolicismo. Al mismo tiempo soy kabbalista”.

Se considera a Avraham, patriarca del judaísmo, como el primero en transcribir un libro de Kabbalah (Séfer Yetsirá o El Libro de la Formación), que incluye enseñanzas de la astrología como una herramienta para elevarse por encima del cosmos.

LEE MÁS SOBRE ESPIRITUALIDAD LATINA


Fe pentecostal cautiva a latinos en El Bronx

La Santería como método de sobrevivencia

Culto a la Santa Muerte sale a la luz en Queens

La Pachamama vibra en Nueva York (fotos)


Los textos antiguos y el zodíaco definen la vida de Daniel Sánchez, y su familia también empieza a estudiar la Kabbalah inspirada por su transformación.

“Entiendo mejor mis aspectos negativos y positivos. Como virgo tiendo a juzgar. Mi juicio está muy marcado por mi signo, pero con la Kabbalah conseguí un equilibrio”, indicó.

El kabbalista comentó que esta filosofía no se basa en la fe ciega, sino en la aplicación práctica al profundizar en la comprensión del universo.

“No hay azar. Cada ser y acontecimiento tiene un propósito y el fin último es lograr conexión con la luz del creador”, dijo.

La Carta Astral Kabbalística (que se basa en el calendario hebreo y la posición del sol y la luna) es la brújula espiritual de Sánchez. Lo explica como un mapa para entender los designios de esta vida y las pasadas.

Contrario a la astrología convencional, en la Kabbalah las personas toman control de las influencias astrológicas. Cada luna nueva la meditación comunitaria permite conocer los rasgos positivos y negativos del signo zodiacal para el mes en cuestión.

“En la Carta Astral se me revela cuantas veces he venido al mundo y dónde ha estado mi alma”, dijo.

El Shabbat, un tiempo de 25 horas de oración que inicia el atardecer del viernes y termina al caer la noche del sábado, sirve para acumular la energía y la luz para una nueva semana. Se lee la Torá y se consumen alimentos especiales.

“Todo tiene energía, lo que comemos es parte del universo y nos nutre, pero Shabat es la comida espiritual”, explicó Sánchez. “Hay conciencia y energía en la comida, todo pertenece al creador”.

Sánchez destacó que en Shabbat se une el mundo físico y el metafísico (venta del tiempo). Para este proceso el estudiante de la Kabbalah se nutre con alimentos de buena energía, como pescado, un cambio en su dieta que asegura lo beneficia en su salud emocional y física.

“Hay ventanas del tiempo que son energías para hacer transformaciones espirituales. Somos canales de energía del creador y nos acercamos a él compartiendo y dando”, dijo.

En Kabbalah la reencarnación es un proceso espiritual que acerca al creador. El alma no está vinculada en un nivel vegetal, animal o mineral; siempre reencarna en forma humana. Si el alma se desarrolla espiritualmente continuará existiendo incluso después de la muerte física, de lo contrario, regresará al mundo en otra vida hasta lograr espiritualidad.

El doctor Andrew Chesnut, experto en religión y Director de Estudios Católicos en Virginia Commonwelth University, define la Kabbalah como un sistema de enseñanzas y creencias esotéricas con raíces en el renacimiento del judaísmo místico en la Edad Media.

“Hoy en día muchos de los adeptos no son judíos y se ha puesto de moda entre varios personajes de la farándula, como Madonna”, explicó el especialista. “El número de latinoamericanos y latinos en Estados Unidos vinculados a Kabbalah sería muy pequeño; sin embargo, las practicas esotéricas y de la Nueva Era han tenido mucho éxito entre ambas poblaciones, sobre todo en las ciudades grandes de México, Brasil, Venezuela y Estados Unidos”.

No hay cifras que evidencien el gusto de los latinos por la Kabbalah, pero el experto destacó que “A pesar del esoterismo de la Kabbalah, muchos latinoamericanos y latinos se orientan hacia fines bastante prácticos, como la prosperidad económica y la superación personal”.

Chesnut explica que el individuo que practica la Kabbalah es parte de un sistema más amplio de creencias esotéricas, tales como la reencarnación, chacras, tarot, reiki y astrología.

“Hay una población muy reducida de judíos latinoamericanos que practican una Kabbalah más fiel a sus raíces judaicas. Ellos radican principalmente en Ciudad de México, Buenos Aires, Sao Paulo y Rio de Janeiro”.

Los latinos más asiduos en el Centro de Kabbalah de Manhattan, en 155 East de la calle 48, son mexicanos, venezolanos, españoles, colombianos, puertorriqueños y costarricenses, entre otros. Muchos practican sus religiones (muchos de ellos católicos) al mismo tiempo que la Kabbalah.

<img src="/wp-content/uploads/2014/11/IMPORT01_311029982_EP_-1_3.jpg" caption="

summary

“/>