Piden cabeza del Comisionado de Policía Bill Bratton

Crece la inconformidad entre varias organizaciones de la ciudad que exigen una reforma significativa de las políticas del NYPD
Piden cabeza del Comisionado de Policía Bill Bratton
Los grupos preparan para este mes un boicot económico para presionar la salida de Bratton.
Foto: Mariela Lombard / El Diario

Nueva York – Horas antes de que fuera nombrado este miércoles el nuevo primer Vicecomisionado del NYPD un grupo de líderes comunitarios manifestó frente a los cuarteles generales de la Policía de Nueva York, en Manhattan, para pedir la cabeza del líder de la Uniformada Bill Bratton, argumentando que son sus políticas las que han fracturado las relaciones con la comunidad sin importar quien sea su segundo o tercero a bordo.

“No importa quién es el número dos o el número tres (en el NYPD), aquí el problema es el número uno”, dijo Josmar Trujillo, uno de los organizadores de la protesta, refiriéndose al comisionado Bratton. “La política de ‘Ventanas Rotas’ ha fracturado las relaciones entre la comunidad y la Policía porque están hostigando a los latinos y afroamericanos por acciones simples que no ameritan un arresto”, agregó.

La inconformidad creciente por las políticas del NYPD ha venido generando la aparición de cada vez más grupos aislados de manifestantes provenientes de distintos puntos de la ciudad, que claman por una reforma significativa en el interior del Departamento. Si bien los que protestaron este miércoles en la mañana representaban a comunidades de Brooklyn yEl Bronx, ya en el norte de Manhattan otro grupo de inconformes está preparando para este mes un boicot económico para presionar la salida de Bratton y la eliminación de “Ventanas Rotas”.

“Estamos pidiendo a todos los miembros de las comunidades minoritarias que no compren en ninguna tienda a partir de la calle 99 hacia el sur“, dijo Bernard Butler, de la Alianza Urbana. “El boicot pretende presionar la salida de Bratton y la eliminación permanente de la política de “Detención y Cacheo”. También es una forma de protestar contra la falta de inversión en nuestras comunidades por parte de las grandes tiendas en el Bajo Manhattan como Macy’s”. Butler y su organización preparan una demostración para el próximo 11 de noviembre.


Lee también:

Política de “ventanas rotas”, una pesadilla para minorías en NYC

Menos Stop and Frisk, más arrestos por delitos menores

Defensora del pueblo quiere cambiar política de “ventanas rotas” en NYC

Neoyorquinos apoyan táctica de “Ventanas rotas” de NYPD


Los inconformes también señalaron que la tensión generada en torno al nombramiento del nuevo Vicecomisionado no era más que un factor de distracción para desviar el tema de lo que realmente es importante, y señalaron que sin importar si era el hispano Rafael Piñeiro, o el afroamericano Philips Banks, ningún Vicecomisionado o Jefe de Departamento ha hecho nada para solucionar los problemas con la comunidad.

“El jefe Banks se reunió con nosotros e hizo un montón de promesas en relación con los choques violentos ocurridos entre varios residentes y oficiales del cuartel 72”, dijo Dennis Flores de El Grito de Sunset Park, una organización comunitaria que dio a conocer los videos en los que se ve a oficiales golpeando a dos vendedores callejeros en agosto y más tarde en septiembre cuando uniformados golpearon a una mujer con cinco meses de embarazo.

“Banks se fue y con él todas sus promesas. Nosotros nos preguntamos hoy, ¿quién nos va a responder ahora por todos estos incidentes?”, agregó Flórez.

El jefe Banks renunció a la promoción ofrecida por el comisionado Bratton para convertirse en su segundo a bordo luego de que Piñeiro presentara su retiro durante el verano. Este miércoles el Bratton nombró a Benjamin Tucker, anterior Jefe de Entrenamientos, como primer Vicecomisionado de NYPD.

Sobre su responsabilidad con las comunidades de Nueva York Tucker dijo que, “conozco bien las comunidades de esta ciudad y estoy comprometido a hacer lo que más pueda por ellas”.

Los grupos que protestan con las políticas de NYPD también restaron mérito a los esfuerzos de Bratton para cambiar la manera en cómo se da el acercamiento de los oficiales a la comunidad, asegurando que ni los nuevos entrenamientos ni las cámaras corporales son medidas confiables para creer en una real reforma de la institución.

“En cambio de ‘Stop and Frisk’ tenemos ‘Broken Windows’. En cambio de ‘llaves de estrangulamiento’ tenemos ‘comprensión de la circulación sanguínea’, es decir se trata de las mismas tácticas con diferente nombre. Son políticas agresivas que generan choques entre la comunidad y los Policía, quieren hacernos creer que hay cambios cuando en realidad se trata de las mismas estrategias agresivas”, dijo Ephrain Cruz, activista de El Bronx y exauxiliar de Policía en ese condado.

En cuanto a las cámaras corporales, Flórez dijo que sólo 60 policías tenían este equipo y que de todas maneras los videos que proveía la Policía son editados a su favor o que simplemente no hay forma legal de que los entreguen. “Nosotros hemos hecho peticiones legales para obtener videos de NYPD y nunca hemos tenido éxito. Ellos tienen el derecho a no revelar los videos oficiales, entonces no hay confianza de que la comunidad va a poder realmente conocer las acciones de los uniformados con cámaras”, aseguró.

Para el activista de Harlem José Lasalle lo más cínico de la Policía es dar multas y arrestar miembros de la comunidad por hacer las mismas cosas que los oficiales hacen a diario. “Hablar por celular mientras conducen, manejar a alta velocidad, deambular por las calles, eso es lo que ellos hacen todos los día y nadie les dice nada, entonces ¿por qué es un delito que los ciudadanos lo hagan?”, cuestionó.

Frente a todas las voces que piden su renuncia el comisionado Bratton dijo este miércoles luego de nombrar de Tucker como su segundo a bordo que, “lo siento mucho por todos los que quieren que me vaya, pero no me voy a ir. Yo no voy para ninguna parte”.

Bratton aseguró que a pesar de todas las críticas contra sus políticas la criminalidad disminuyó en un 5% en los meses históricamente más difíciles del año que son julio, agosto y septiembre. “Al final eso es lo que importa, los resultados. Hoy en esta ciudad es más fácil que usted se gane la lotería a que sea asaltado en el tren”, concluyó.