24 horas sin rastro de líder de autodefensas en Guerrero

Ernesto Gallardo fue un hombre clave para expulsar a narcotraficantes
24 horas sin rastro de líder de autodefensas en Guerrero
Ernesto Gallardo, comandante regional de la Unión de Pueblos y Organizaciones Populares de Guerrero (autodefensas) .
Foto: Gardenia Mendoza

MÉXICO.- A Ernesto Gallardo se le vio llegar a un domicilio del poblado de Juan N. Escudero y desapareció sin dejar rastro. “El Comandante”, como se le conocía entre sus colegas de la Unión de Pueblos y Organizaciones Populares de Guerrero (UPOEG), fue un hombre clave para expulsar a narcotraficantes de la región Costa Chica.

“No vamos a parar hasta encontrarlo”, dijo Bruno Plácido, dirigente de UPOEG, la organización de autodefensas o policías comunitarios con mayor actividad en el estado.

Gallardo comandó la búsqueda paralela que realizaron las autodefensas para localizar a los 43 alumnos de la Normal Rural Isidro Burgos de Ayotzinapa, desaparecidos por policías municipales de Iguala y de Cocula el pasado 26 de septiembre.

Diecisiete de esos estudiantes eran oriundos de la Costa Chica y aún claman por su presencia.


LEE ADEMÁS

El papa expresa su cercanía a mexicanos por caso Ayotzinapa

Confirman que primeros restos analizados no son de estudiantes de Ayotzinapa


Gallardo, de 29 años, se volvió una piedra en el zapato para diversos grupos de poder en el municipio de Tierra Colorada, donde era el comandante regional de las autodefensa. El líder mantuvo una confrontación verbal de dimes y diretes con la presidenta municipal, Elizabeth Gutiérrez, a quien acuso de nexos con el crimen organizado.

A su vez, Gutiérrez lo acusó de ser un ex integrante del grupo de élite del ejército de Guatemala (kaibiles) que se unieron en su momento al células del narcotráfico.

“Yo soy mexicano, indígena del Mezón”, aclaró Gallardo en 2013. “Algunos presidentes municipales, jueces o gentes del ministerio público hacen acusaciones en mi contra, están enojados porque se les cayó el negocio cuando expulsamos a los criminales de la zona”.

Por el momento, sus colegas lo buscan en la región de Tierra Colorada, Ayutla y Tecoanapa, y evalúan si pedirán o no apoyo al gobierno para encontrarlo, aunque regularmente desconfían de la autoridad fuera de su organización.