¡Ojo con el virus sincicial!

En esta temporada empieza a manifestarse este mal respiratorio que afecta a recién nacidos, prematuros e infantes. Aprende cómo reconocerlo y qué hacer

¡Ojo con el  virus sincicial!
Andrew (der.) hoy de 11 años de edad, con su hermana melliza Isabella y sus padres Andy y Cathy. El menor, quien nació prematuro, superó el VSR antes de cumplir el año.
Foto: Cortesía Familia

El Virus Sincicial Respiratorio (VSR) merodea fuertemente a partir de la temporada de otoño e invierno hasta mediados de abril.

Y aunque afecta cada año al 98% de los recién nacidos, prematuros e infantes de este país, es poco lo que los padres saben de él.

Como su nombre lo indica, el VSR es un virus que afecta las vías respiratorias y que con frecuencia sucede en los tres primeros años de vida, explica la pediatra María Franco, vinculada al Miami Children’s Hospital.

“Se da en el 98% de los menores. En unos pasa desapercibido por manifestarse como un simple catarro y en otros se presenta como una infección grave con falla respiratoria”, detalla la especialista en enfermedades infantiles pulmonares.

Por ello, resalta la galena, es importante que los padres se eduquen durante esta temporada sobre la existencia de este virus y el riesgo que corren algunos menores de contraerlo.

Cuando un estado del país sube a un 10% de casos positivos reportados de VSR, se declara como epidemia.

En la actualidad, los datos recaudados semanalmente por la compañía MedImmune —tras alertas de 480 hospitales y laboratorios alrededor de todo el país— muestran que California tienen esta semana un nivel de casos del 5%, mientras que la semana pasada era de tan solo 3%.

El estado de Florida están ya a nivel de epidemia, con 19%, al igual que Lousiana con 15%. En Texas, la epidemia empezó esta semana con un nivel del 11%, al igual que en Georgia.

En Nueva York, la presencia del VSR está por el momento en un 3% y en Nueva Jersey en un 6%.

Los esposos Andy y Cathy Casamento, residentes de Mahopac, Nueva York, conocen los efectos del VSR.

El 26 de febrero de 2003, nacieron sus hijos mellizos Andrew e Isabella, hoy de 11 años de edad. “Andrew desarrolló un neumotórax y fue sometido a una cirugía. Tanto Andrew e Isabella requirieron estar algunos días en el hospital”, cuenta Cathy. “Pero desafortunadamente, Andrew contrajo RSV al invierno siguiente, así que nuestra familia conoció de primera mano lo difícil que esta enfermedad puede ser para los bebés prematuros”, agrega esta madre, que hoy se dedica a educar a los padres sobre el cuidado de los niños prematuros y la presencia del VSR.

Es difícil para los padres detectar si su bebé con catarro o agripado ha contraído el VSR, pero la Dr. Franco explica que se puede sospechar cuando el bebé respira con dificultad, manifiesta fiebre alta, mucosidad espesa, tos y un tono azulado alrededor de su boca, labios y uñas.

“Cuando el menor agripado está respirando con dificultad, hay que llevarlo de inmediato al médico para que se evalúe su estado y se le haga la prueba de la mucosidad que nos dice si se trata del virus sincicial”, concluye la galena

Si su bebé o infante manifiesta un resfriado persistente, puede que tenga el VSR si manifiesta estos síntomas:

Tos o silbidos persistentes

Coloración azulada alrededor de los labios, la boca o las uñas

Respiraciones rápidas, dificultosas o jadeantes

Fiebre, particularmente de 102 o 103 °F (tomada con termómetro rectal), en bebés de menos de 3 meses de edad.

Medidas preventivas

La prevención es vital ante el Virus Sincicial Respiratorio, ya que no se tiene un tratamiento específico para éste. Y para prevenirlo, la pediatra María Franco recomienda:

Lavarse las manos, y pedir que los demás hagan lo mismo, ante de tomar el bebé en brazos, particularmente si acaban de llegar del trabajo o la calle.

Mantener limpios los juguetes, ropas, mantas y sábanas del menor.

Evitar las multitudes y las reuniones con otros niños pequeños durante la temporada del VSR, que cada año empieza en noviembre y concluye a mediados de abril.

Educarse sobre cuáles son los grupos infantiles más sensibles a este virus (bebés prematuros, recién nacidos y todo menor de tres años de edad).