Lincoln ya tiene 32 concesionarios “Etiqueta Negra”

Los consumidores podrán disfrutar acabados exclusivos en los Lincoln Black Label
Lincoln ya tiene 32 concesionarios “Etiqueta Negra”
Las ediciones de Lincoln Black Label costarán unos $5,300 más que las estándar.
Foto: Suministrada

Lincoln ha firmado hasta 32 distribuidores en seis estados para su nueva sub-franquicia de “Etiqueta Negra”. La automotriz anunció la serie de “Etiqueta Negra” el año pasado, en un esfuerzo por establecer un nuevo estándar para los vehículos de lujo y servicio al cliente dentro de la marca.

Los 32 concesionarios representan aproximadamente la mitad de las ventas de Lincoln en los seis estados: Nueva York, Nueva Jersey, California, Florida, Texas y Michigan. La “Etiqueta Negra” será nacional el año próximo.

Hay 200 tiendas de Lincoln en los seis estados, que representan el 65% de las ventas en Estados Unidos. Los primeros vehículos de “Etiqueta Negra” se fabrican ahora, y aparecerán en los concesionarios a finales de diciembre o principios de enero.

Lincoln fabricará las ediciones “Etiqueta Negra” en dos modelos: el MKZ y MKC. Cuando Lincoln introduzca nuevos modelos, como el MKX rediseñado, que llegará el próximo año, cada uno se ofrecerá en “Etiqueta Negra”.

Los vehículos de Black Label tendrán un precio de alrededor de $5,300 por encima de los modelos estándar de Lincoln. Los vehículos vienen en cuatro temas de diseño: Indulgencia, Oasis, Patrimonio Moderno y Center Stage.

Cada tema vendrá en colores especiales con cuero exclusivo y tratamientos interiores de madera. Los “Etiqueta Negra” vienen con tapicería especial y asiento especial amortiguado, que no se encuentra en otros Lincoln. Tambien se están ofreciendo seis colores exteriores exclusivos.

Por ejemplo, la versión de Indulgencia del MKC, tiene cuero veneciano de color chocolate y madera Ziricote. Los asientos de cuero perforados tienen un patrón exclusivo en forma de L.

Los clientes de Black Label obtendrán “privilegios de la membresía“, incluyendo el plan de mantenimiento de cortesía de 50,000 millas que cubre frenos, correas de ventilador y escobillas.

Lincoln recogerá los vehículos de los hogares de los clientes para las citas de servicio. Incluso hay una red especial de restaurantes Black Label.

La automotriz requiere a los concesionarios de “Etiqueta Negra”, dedicar algunos asesores de ventas a la franquicia, quienes reciben una formación especial, incluyendo un curso de hospitalidad impartido por un chef gourmet.

Con la edición “Etiqueta Negra”, la automotriz ofrece un vehículo con un tema de diseño a un precio más accesible del que ofrecen las marcas de lujo dominantes en el mercado.

Lincoln espera que aproximadamente el 5% del volumen de ventas, sean versiones de “Etiqueta Negra”.