Petke: un entrenador joven, fiel y obstinado con el éxito

El entrenador neoyorquino de los Red Bulls busca poner fin a 18 años de frustración
Petke: un entrenador joven, fiel y obstinado con el éxito
Mike Petke, sentado en un balón, presencia la práctica de los Red Bulls en su complejo de entrenamientos del equipo, en Hanover, N.J.
Foto: Juan Mesa

@NubeUrgiles

Mike Petke es uno de los entrenadores de fútbol más jóvenes de la MLS. Su pasión por el triunfo tiene al equipo peleando por llegar a la segunda final de la Copa MLS.

En su primera campaña como entrenador titular de los Red Bulls, en 2013, guió al equipo a ganar el Supporters Shield, trofeo que se lleva el equipo que acumula el mayor número de puntos en la temporada regular, algo significativo pero no el objetivo final.

Como en años pasados, su equipo no pasó de la primera ronda de playoffs, sin haber podido triunfar en su moderno estadio, en Harrison, N.J., que se estrenó en 2010.

Este año, sin ser favorito, el conjunto ‘energético’ ya tumbó al campeón 2013, el Sporting Kansas City, en el partido de nocaut, al vencerlo 2-1 el 30 de octubre, en la primera victoria de postemporada en el Red Bull Arena.

Luego correría con la misma suerte el D.C. United, que terminó líder de la Conferencia del Este, con 59 puntos. El equipo de Petke ganó en Harrison 2-0 y aunque una semana después cayó 2-1 en la capital de la nación, logró el objetivo de avanzar a la final de Conferencia, con marcador global de 3-2.

En esta instancia, el conjunto neoyorquino tiene otro hueso duro que roer, en el New England Revolution, segundo en el Este, con 55 unidades, cinco más que los Red Bulls, que clasificaron cuartos.

En la mente de Petke y compañía está tumbar a otro favorito. Como en las semifinales de Conferencia, será clave la victoria en casa el domingo, y sin conceder gol, para sellar el pasaporte a la final de la Copa MLS en Foxborough, Massachussets, el sábado 29.

Mike Petke, un neoyorquino de cepa, por cuyas venas corre sangre de triunfo, espera poner fin a 18 años de frustración de los aficionados al fútbol del área triestatal.

Nacido en Bohemia, Long Island, el 30 de enero de 1976, Petke sabe lo que es coronarse campeón. Ya saboreó las miles del triunfo como jugador, aunque lo hizo fuera de Nueva York, con el D.C. United, en 2004.

Mike Peke se estrenó en el fútbol profesional con MetroStars, una de las 10 franquicias con las que abrió la MLS. Fue defensor del equipo entre 1998 y 2002.

La fidelidad de Petke al equipo quedó demostrada en 2000. Tras una gran temporada, en que ayudó a los ‘Metros’ a ganar el título de la División Este se fue a probarse con el Bayern Munich, recibiendo una oferta para jugar en la Bundesliga con el FC Kaiserslautern. El prefirió regresar a sus raíces.

Tras su paso por el United (2003–2005) y Colorado Rapids (2005–2008), volvió a Nueva York cuando el equipo había adoptado el nombre de New York Red Bulls.

El 20 de marzo de 2010, en el primer partido jugado en el Red Bull Arena, Petke anotó el segundo gol en el triunfo por 3-1 de su club sobre el Santos brasileño.

Al final de la temporada 2010, Petke decidió colgar los botines. Pero siguió vinculado al equipo de sus amores. Por dos temporadas fue asistente del entrenador sueco Hans Backe.

El fracaso del director técnico europeo —a quien el equipo no le renovó contrato en 2012— abrió las puertas para que Petke se hiciera cargo del equipo, como interino, hasta que el 24 de enero de 2013 fue nombrado como estratega titular.

En el 2013 probó que puede lidiar como entrenador.

Tras una semana de descanso, por la fechas FIFA, este domingo (1:30 p.m.) el equipo de Petke vuelve a la acción, cuando reciba en su estadio al New England Revolution, al que ya ganó dos veces esta temporada

eldiariony.com