Hay más de 18,000 infecciones de virus chikungunya en Puerto Rico

A pesar de que el número de contagios ha descendido desde agosto, las infecciones son preocupantes

San Juan – Ante la imposibilidad de establecer un control para evitar la picadura del mosquito que transmite el virus chickungunya y la falta de un tratamiento médico, la isla enfrenta una epidemia que sigue en avance.

Puerto Rico acumula ya más de 18,000 casos sospechosos de chikungunya y cinco muertes vinculadas a ese virus, según datos publicados hoy por el Departamento de Salud de la isla, que se remiten a la semana acabada el 28 de octubre.

De acuerdo con esos datos, de los más de 18,000 casos sospechosos, 3,385 han sido doblemente comprobados en laboratorios de los Centros federales de Prevención de Enfermedades (CDC) y tan sólo 31 se cree que fueron contraídos fuera de Puerto Rico.

Se observa en cualquier caso que en las últimas semanas ha ido descendiendo el ritmo de propagación de un virus que registró su pico máximo hacia agosto.

Además, se ha contabilizado la muerte de cuatro personas que al momento de fallecer estaban contagiadas con el virus, lo que no quiere decir que éste fuera la causa directa del deceso.

En esta estadística no está incluido aún el caso de un recién nacido que la semana pasada murió al contagiarse con el virus del chikungunya durante el parto, al salir por el canal vaginal de la madre, que ya presentaba síntomas.

Esas fueron las explicaciones que dio la epidemióloga del Estado, Brenda Rivera, que detalló que la muerte ocurrió a los seis días del nacimiento, pero no ofreció más detalles sobre cuándo y dónde tuvo lugar.

Desde el pasado julio hay declarada en la isla una epidemia por este virus para el que no existe vacuna o fármaco y que se transmite a través del mosquito Aedes aegypti, el mismo que porta el dengue.