Obama reitera pedido a republicanos para aprobar reforma migratoria

Reiteró que la acción ejecutiva era solamente un primer paso y que continuará trabajando con el Congreso para avanzar el proyecto bipartidista de reforma migratoria

Guía de Regalos

Obama reitera pedido a republicanos para aprobar reforma migratoria
'Aún tenemos mucho trabajo por hacer', afirmó el presidente durante su anuncio en Las Vegas.
Foto: Archivo

El presidente de EEUU, Barack Obama, visitó Chicago para hablar ante una comunidad inmigrante de mayoría polaca sobre el impacto económico de su orden de alivio migratorio que otorgará permisos de trabajo a millones de indocumentados y dijo que con una reforma migratoria “las cosas serían mejor todavía”.

“A quienes me cuestionan por haber apelado a los decretos, mi respuesta es que aprueben la ley”, dijo ante los aplausos de cientos de personas que colmaron el auditorio del Centro Copérnico, en el noroeste de la ciudad.

Obama reiteró que la acción ejecutiva era solamente un primer paso, y que continuará trabajando con el Congreso para avanzar el proyecto bipartidista de reforma migratoria aprobado por el Senado “hace más de 500 días”.

Con la ley, dijo el presidente, se podrá reemplazar las acciones ejecutivas y arreglar todo el sistema migratorio “que está roto”.

De todas maneras, advirtió al Congreso, que a partir de enero será dominado por los republicanos, que “no deben bloquear nuevamente el Gobierno” como represalia.

“Es bueno estar en casa”‘ dijo Obama, al destacar que Chicago ha sido siempre una ciudad de inmigrantes, compuesta por familias que han construido comunidades diversas.

Señaló que los inmigrantes y sus hijos son responsables de un tercio de los nuevos negocios en Estados Unidos, y que “el ser una nación de inmigrantes nos da una fuerte ventaja empresarial sobre el resto del mundo”.

La acción ejecutiva anunciada por Obama la semana pasada podría suponer un alivio migratorio para más de 5 millones de indocumentados, la mayoría padres de hijos con ciudadanía estadounidense o residencia legal.

La medida incluye también la ampliación de la Acción Diferida (DACA), un plan aprobado en 2012 y que ha servido para evitar la deportación de más de medio millón de jóvenes que llegaron al país siendo niños.

El presidente mencionó un nuevo análisis del Concejo de Asesores Económicos de la Casa Blanca, que calcula un crecimiento del producto interior bruto (PIB) en la próxima década de entre $90,000 y $210,000 millones como resultado de las nuevas medidas.

Dijo que la Casa Blanca también estima que las mejoras provocadas en la economía permitirían un incremento salarial del 0,3%durante ese período, aproximadamente $170, lo que mejorará las condiciones de la fuerza laboral en lugar de empeorarla, como afirman los republicanos.

Asimismo, los permisos de trabajo que otorgará el programa permitirían al Gobierno incrementar sus ingresos fiscales, porque permitirán sacar de las sombras a personas que actualmente no pagan impuestos.

“Los pasos que hemos dado harán esta diferencia, imaginen lo que lograríamos con la ley de reforma migratoria”, dijo.


Lee además:

Votantes latinos, incluso republicanos, respaldan acción ejecutiva de Obama

Pasen la reforma migratoria, pide Obama al Congreso

Un nuevo DACA para casi 5 millones de indocumentados

Desglose de las Acciones Ejecutivas en Inmigración

Guía completa sobre el Alivio Migratorio de Obama


El presidente usó su discurso en el centro cultural polaco para ampliar su mensaje migratorio mas allá de los latinos, que son la comunidad predominante con más de dos millones de en el área de Chicago.

El encargado de presentar a Obama fue el empresario irlandés Billy Lawless, quien señaló que “irlandeses, polacos, ucranianos y asiáticos, todos tenemos el mismo problema de indocumentados y ahora estaremos seguros con nuestras familias”.

Lawless, que emigró a Estados Unidos en 1998 y es propietario de tres restaurantes, agradeció a Obama sus medidas ejecutivas “osadas e inteligentes” que beneficiarán a millones de inmigrantes.

El discurso de Obama fue interrumpido en el momento que hablaba de las deportaciones, cuando varias personas presentes entre el público, e inclusive una que estaba en el estrado detrás del presidente en un grupo de invitados especiales, lo abuchearon.

“No es verdad, detengan las deportaciones”, gritó una mujer, que inclusive intentó desplegar un cartel.

Obama respondió con humor y dijo “ya los escuché, tienen razón, muchas familias han sufrido con las deportaciones durante mi Gobierno”.

Ante la persistencia de las protestas, Obama dijo que un mes atrás las habría entendido, “pero ahora no tienen sentido, hemos tomado medidas para corregir las injusticias”.

Finalmente, el mandatario manifestó que le resultaba imposible “hablar con cada uno de ustedes por separado” y cortó el diálogo con quienes protestaban, que se mantuvieron en silencio durante el resto del discurso y no fueron retirados por la seguridad.

Según lo anunciado, la Casa Blanca ha programado una serie de viajes y entrevistas del presidente para sensibilizar a la opinión pública sobre sus medidas ejecutivas y presionar a los republicanos para que aprovechen el control del Congreso a partir de enero y aprueben la reforma.

En su discurso en Chicago, el gobernante se pronunció también sobre los disturbios que se están registrando en algunas ciudades del país después de que un gran jurado haya descartado presentar acusaciones contra el policía blanco que mató en agosto pasado a un joven negro desarmado en Ferguson, un suburbio de San Luis, Missouri.

En medio de una gran expectación por la tensión racial que ha desatado el suceso, Obama subrayó en Chicago que “no hay excusa” para los “actos destructivos” registrados la pasada noche en Ferguson, aunque insistió en que el malestar social “está enraizado en realidades” que datan de largo tiempo atrás.