Reduce los desechos

Planea bien tu menú para evitar botar comida

Guía de Regalos

Reduce los desechos
Thanksgiving es una de las fechas cuando más se desperdicia comida en los Estados Unidos.
Foto: Shutterstock

Se estima que, en promedio, en Estados Unidos cada persona desecha una quinta parte de los alimentos que se ponen a su disposición, lo que equivale a unos $371 por individuo al año.

Eso es suficiente dinero para comprar unos 21 pavos enteros para cada persona en el país. Y es que hablando de pavos, las fiestas de Thanksgiving son sinónimo de desperdicio de comida

¿No sería fantástico reducir el desperdicio de comida fuera una de las tradiciones del Día de Acción de Gracias?

Reducir los restos de alimentos se inicia con un plan de comidas. Antes de ir de compras, chequea bien lo que tienes en la nevera y en la alacena, para que no termines comprando artículos extras.

Antes del Día de Acción de Gracias, asegúrate de usar los alimentos que ya tienes en la nevera, y así poder abrir espacio para todas las sobras que seguramente te van a quedar.

Planea un menú tomando muy en cuenta el número de personas que irán a cenar a tu casa. El Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA) recomienda calcular una libra de pavo por persona.

Tómate el tiempo para asegurarte de que los restos se refrigeren dentro de dos horas, desde cuando están calientes, y que los invitados se lleven parte a sus casas.

Muchas personas tienen reuniones de Leftovers del Día de Acción de Gracias, para asegurarse de acabar con toda la comida que quedó.

“El viernes después del Día de Acción de Gracias se ha convertido en un día nacional de las sobras – es el único día del año en el que casi todo el mundo disfruta comerlas”, asegura Jonathan Bloom, autor y bloguero sobre el tema.

Por supuesto, si no tienes tiempo o ganas de armar otra fiesta, puedes simplemente guardar todo. Las sobras puede conservarse en la nevera durante un período de tres a cuatro días, o congeladas con seguridad hasta un máximo de un año.

Thanksgiving es el momento perfecto para comenzar las estrategias de reducción de residuos de alimentos en el hogar, que puede ser gradualmente un hábito para cada día del año

Fuente: Dr. Elise Golan, USDA Food Waste Challenge Team.

www.usda.com