Editorial: Una tarea para el Congreso este fin de año

El enojo sobre inmigración no debe perjudicar la conclusión de lo pendiente
Editorial: Una tarea para el Congreso este fin de año
El Congreso debe aprobar un presupuesto para el 11 de diciembre que permita al gobierno seguir funcionando.
Foto: EFE

ENGLISH VERSION

El Congreso regresó a sus funciones para concluir su labor antes de cerrar esta sesión legislativa. En estos días antes de fin de año hay metas claras como aprobar un presupuesto para el 11 de diciembre que permita al gobierno seguir funcionando. La cuestión es si el antagonismo Republicano hacia la orden ejecutiva del presidente Barack Obama sobre inmigración le permitirá hacer lo necesario o si el enojo consumirá las energías para terminar la sesión legislativa de una manera poco productiva.

Un paquete de leyes impositivas para hacer permanente una serie de deducciones para corporaciones e individuos también está en la agenda de estas semanas. Había prácticamente un acuerdo entre congresistas y senadores Republicanos y Demócratas que cayó víctima del enojo Republicano por la orden ejecutiva de Obama.

Los negociadores Republicanos, ante el anuncio de Obama, eliminaron del paquete legislativo las dos deducciones impositivas más importantes para los Demócratas: la expansión permanente del crédito impositivo a los ingresos bajos y el crédito impositivo por niños para los trabajadores pobres.

La explicación oficial del cambio de posición es querer evitar que los beneficiados de la orden ejecutiva presidencial puedan acogerse a estos beneficios impositivos. Esta decisión en la práctica, irónicamente, perjudicará especialmente a los blancos pobres que dependen de estos beneficios impositivos para mantenerse a flote de la pobreza.

Esperamos que no ocurra lo mismo con el presupuesto. Hasta el día de hoy no hay una estrategia Republicana firme al respecto. Hay quienes proponen planes de gastos que cubran gran parte del año, que prohiba fondos para implementar la orden ejecutiva —además de quitar dinero a la Agencia de Protección al Medio Ambiente—, otros quieren que sea todo a corto plazo de manera que cuando en enero asuma el nuevo Congreso Republicana podrán imponer su agenda legislativa.

Nadie quiere un cierre del gobierno, todo depende de que en las próximas semanas los Republicanos superen su enojo sobre inmigración para que hagan lo que hay que hacer y no repetir con el presupuesto lo que están haciendo con los impuestos.