Las rebajas funcionan como un recorte fiscal

Sigue a El Diario NY en Facebook

La fuerte y rápida caída del petróleo es un problema para gobiernos como el venezolano y el mexicano — porque buena parte de los presupuestos dependen del oro negro—, pero para los consumidores de bajos ingresos de EEUU es tan bueno como un recorte fiscal progresivo.

Así lo deduce el Wall Street Journal, de los cálculos de varios bancos de inversión. Goldman Sachs estima que la caída del precio de los últimos meses ha sido como un recorte fiscal de $75,000 millones. Y es un ahorro mayor para hogares que ingresan menos de $50,000 al año, según Bank of America, porque estos tienen que dedicar el 21% de sus ingresos después de impuestos a los costos de energía, un porcentaje muy elevado que cae al 9% en el caso de las familias que ganan más de esta cantidad. Cualquier rebaja sobre este costo es un dinero extra