Mexicano que irrumpió en premio Nobel pidió asilo político

La cancillería mexicana dará asistencia consular al estudiante detenido en Oslo

Mexicano que irrumpió en premio Nobel pidió asilo político
El joven mostró una bandera de México con una una pequeña mancha roja, emulando sangre.
Foto: EFE

México.-El joven mexicano que irrumpió en la ceremonia del Premio Nobel de la Paz con una bandera mexicana, realizada en Oslo, había pedido asilo politico, apenas el martes, informaron las autoridades policiales de Noruega.

John Fredriksen, vocero de la policía de Oslo destacó a los medios locales que el estudiante mexicano “está interesado en la situación política de México y solicitó asilo político el martes“.

La Secretaría de Relaciones Exteriores de México informó que proporcionará “la asistencia consular necesaria” al mexicano detenido por irrumpir en la ceremonia de entrega del Premio Nobel de la Paz en Oslo.

La embajada de México en Noruega ya ha ofrecido la asistencia consular “en caso de que así lo requiera”, señaló la Secretaría en un comunicado, en el que se dijo notificada de la detención del mexicano.

La Cancillería indicó que, mediante su embajada en Noruega, le dará “seguimiento puntual a la evolución de la situación jurídica” del mexicano, que se encuentra bajo custodia de las autoridades noruegas.

El joven subió con una bandera mexicana al estrado del ayuntamiento de Oslo cuando la adolescente paquistaní Malala Yousafzai y el presidente de la Marcha Global contra el Trabajo Infantil, el indio Kailash Satyarthi, posaban con la medalla y el diploma que los acredita como Nobel de la Paz.

La Policía noruega informó que el joven no tenía invitación para acceder al ayuntamiento ni estaba acreditado como periodista y dejó entrever que se pudo haber colado durante el ingreso de un grupo de gente.

La irrupción del mexicano durante la ceremonia originó diversos comentarios en la red social Twitter, donde el acto del mexicano se vincula con una protesta por la desaparición de 43 estudiantes en la ciudad de Iguala el pasado 26 de septiembre.

Con información de EFE