Aprende a manejar tus emociones

Identificar tus emociones y crecer con ellas es la manera más positiva de enfrentar la vida

Aprende a manejar tus emociones
Aprovecha esta temporada de fin de año para reconocer y vivir tus emociones.
Foto: Shutterstock

¿Qué hacer con nuestras emociones? Quizá es algo que nos preguntamos con frecuencia, especialmente cuando se acerca Navidad o el fin de año, y tal vez el primer impulso es pensar que tenemos que controlarlas y no permitir que nos hagan perder el estilo. Evitamos la ira, nos sentimos incómodos con la tristeza, el miedo nos hace pensar que somos cobardes y qué decir de la alegría, que también resulta una expresión fuera de lugar.

Sin embargo, aprender a reconocerlas y aceptarlas, es el primer paso para manejarlas de manera adecuada, primero porque nos permiten hacer un ejercicio de autoconocimiento: ¿qué nos hace sentir de tal manera?, ¿cuál es el momento preciso en que lo experimentamos?, ¿por qué lo vivimos así? Y por último, cuando logramos responder a estas preguntas, estamos en condiciones de actuar al respecto.

Terry Patten, autor del libro La práctica integral de la vida, Editorial Kairós, explica que “debemos entender las emociones como una parte de nosotros mismos, pero que no determinan la persona que somos, por lo que cuando experimentamos alguna de ellas, nos conviene alejarnos para observarla a la distancia y así, poder gestionarla”.

La emociones, agrega el autor, están relacionadas con nuestra historia de vida, es decir, en el pasado nos ha ocurrido algo que nos ha hecho conectar con ella y vivirla de determinada manera. Un ejemplo de esto es cuando nos topamos con alguien que ha sido víctima de una desilusión amorosa: después de algún tiempo vuelve a sentirse entusiasmado con la experiencia de amar y sin embargo, va con mucha cautela e incluso miedo, debido a que en el pasado ha sufrido por esta causa.

“Pero si nos detenemos a observar la emoción, entonces tendremos claro que ésta no es su historia, sino una energía que se identifica y afronta, de esta forma ya no nos envuelve y no tiene que desaparecer para ser liberadora, es suficiente con afrontarla y transformar en algo positivo”, dice el autor.

Volviendo al ejemplo anterior, esta persona que visualiza el amor como un motivo de temor, al gestionarlo, se dará cuenta de que lo mejor que puede hacer es perder el miedo y cambiar esa energía negativa por una positiva, y con ello abrirá la posibilidad de que la vivencia sea distinta en esta ocasión.

Y agrega que la vida es como una escuela donde se nos da la oportunidad de repetir lecciones hasta que las aprendemos. “Si no aprendemos de una forma, habrá otras maneras de hacerlo con base en otras experiencias, por eso es importante que mantengamos la mente y el corazón abiertos a las enseñanzas que tenemos para adquirir herramientas que nos permitan enfrentar el mundo de una manera mejor. Si no lo hacemos así, nos seguiremos enfrentado con las mismas situaciones, quizá no en el mismo campo pero sí en otros distintos, porque volveremos a sentir y a dejar que se instalen las mismas sensaciones negativas que no nos dejarán avanzar, por eso lo más indicado es tomar nuestros aprendizajes y continuar con nuestro camino para liberarnos”, afirma Terry Patten.

Vivir significa sentir de verdad, buscar nuestra libertad a partir de que hagamos trascender todo lo que no nos gusta. El primer paso de este camino es entender que las emociones no son las que nos definen, que se trata de una energía que podemos cambiar hacia lo que sí nos hace bien y nos ayuda a crecer.

Si nos hacemos responsables de nuestra propia felicidad, habremos encontrado el secreto para que todo lo que nos rodea sea positivo. Aprovecha esta temporada de reflexión para pensar en ello.

Colaboración de Fundación Teletón México

#EscuelasLibresDeBullying

bojorge@teleton.org.mx