Gobernador mexicano revela que políticos le pidieron pactar con narco

Graco Ramírez, mandatario de Morelos reveló que dos personas, entre ellas una importante figura de la política, le sugirieron acordar con el crimen organizado

El gobernador del céntrico estado mexicano de Morelos, Graco Ramírez, reveló este lunes que dos personas, entre ellas una importante figura de la política, le contactaron para hacer un pacto con grupos del narcotráfico que operan en su entidad.

Ramírez, quien asumió como gobernador en octubre de 2012, dijo en una entrevista con el diario El Universal que en su momento notificó la situación al secretario de Gobernación (Interior), Miguel Ángel Osorio.

“Le informé quiénes eran, sobre todo uno que es una figura importante en la vida política. Le dije: ‘Pues ese señor vino a plantearme esto, no puede ser. ¿Qué es esto?”, señaló sin revelar los nombres.

El político del izquierdista Partido de la Revolución Democrática (PRD) comentó que al asumir su mandato como gobernador recibió un “narcoestado”, en el que el 90% de los mandos policiales no pasó el examen de control de confianza.

Ramírez ha sido uno de los gobernadores que ha puesto en marcha modelos para sanear las policías de su entidad y aplicado el mando único policial.

Con esta estrategia, indicó, ha logrado reducir delitos como los asesinatos y los secuestros en Morelos, donde operan los grupos criminales Los Rojos y Guerreros Unidos.

Según el gobernador, de no haber tomado acciones su estado habría seguido el modelo de Iguala, donde el 26 de septiembre pasado 43 estudiantes desaparecieron a manos de autoridades corruptas y miembros de Guerreros Unidos.

Aunque dijo no tener claro cuál fue el móvil de los ataques perpetrados contra los alumnos de la Normal Rural de Ayotzinapa, aseguró que hubo “un acto criminal de por medio, que toca una franja que tiene que ver con los grupos guerrilleros que estaban adormecidos”.

En opinión de Ramírez, actualmente hay una “estrategia insurreccional” aprovechando la desaparición de los jóvenes en la que se plantea la salida del presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, toma de carreteras y suspender las elecciones del próximo año en Guerrero.

En dicha estrategia “ya el narcotráfico se metió al escenario”, afirmó el político, quien consideró que su partido debe asumir su responsabilidad en la desaparición de los 43 alumnos el 26 de septiembre, cuando además murieron seis personas y 25 resultaron heridas, ya que gobernaba en Guerrero e Iguala.

Con información de EFE