Fiscalía de NY pide cuentas a restaurantes Jimmy John’s

Por acuerdo de confidencialidad desfavorable a trabajadores

Nueva York – El fiscal general Eric T. Schneiderman solicitó al franquiciado de Jimmy John’s documentos relacionados con un acuerdo de confidencialidad y no competencia que desfavorece a los trabajadores por ser “altamente restrictivo”, además de que es ilegal en Nueva York.

La cadena de restaurantes de sándwiches tiene establecimientos en casi todo el país y por lo menos 16 sucursales en el estado de Nueva York, una de ellas en Staten Island.

Una pesquisa inicial reveló que el acuerdo de no competencia permanece vigente por dos años a partir de la fecha en que el empleado deja de laborar para la franquicia. También prohíbe trabajar para cualquier otro negocio que hace por lo menos 10% de sus ingresos con la venta de sándwiches y está situado dentro de un radio de tres millas de cualquier tienda Jimmy John’s. Además, el acuerdo impide a los empleados que trabajen para otro franquiciado de la cadena durante un año.

“La información disponible a nuestra oficina en este momento plantea serias preocupaciones con respecto a la legalidad del acuerdo de no competencia en virtud de la ley de Nueva York”, dice una carta enviada por Schneiderman a la franquicia. “Acuerdos que tienden a impedir a un empleado seguir una vocación similar después de la terminación del empleo no son permitidos bajo la ley de Nueva York”.

La fiscalía advirtió que los acuerdos de no competencia no pueden imponer una prohibición que no se limita al interés legítimo del empleador, imponer una inconveniencia excesiva sobre un empleado o afectar al público.

“El alcance de lo que constituye el interés legítimo del empleador se limita generalmente a la protección contra la apropiación indebida de secretos comerciales y listas confidenciales de los clientes y la protección de la competencia por un ex empleado cuyos servicios son únicos o extraordinarios”, indica el documento

“Acuerdos de no competencia también deben ser “razonablemente limitados en cuanto a tiempo y alcance geográfico”.

La fiscalía considera muy poco probable que los empleados de Jimmy John’s estén al tanto de los secretos comerciales, listas confidenciales de los clientes o tener habilidades únicas, y pidió a la cadena, en lugar de emitir una citación formal, que proporcione voluntariamente todos los acuerdos de confidencialidad firmados por los trabajadores de los últimos cuatro años. La cadena tiene hasta el 12 de enero de 2015 para entregar la información requerida.

La oficina del fiscal también solicitó las posiciones, títulos y responsabilidades de los empleados al momento de firmar, un listado de las personas que buscaron trabajo en la franquicia, pero su perspectiva de empleo fue afectada por el acuerdo; y todos los documentos de políticas o prácticas relacionados con el acuerdo.