De la Hoya cambia de amigos… y de paso de enemigos

Alianza destaca en un 2014 que fue el año de Golovkin, y del colofón de Hopkins y 'Travieso'

@jairogiraldo10

Ya sea por un capricho del calendario o porque simplemente el peso del tiempo dicta de manera inercial el protagonismo de los deportistas, se nos fue un año del boxeo sin nada de relieve para Floyd Mayweather Jr. y Manny Pacquiao. Ahora más ocupados en generar millones para sus cuentas de ahorros, los dos referentes del box en una década le dejaron poco, casi nada, al deporte.

Se va un año que ratifica la crisis del boxeo en EEUU donde no surge una sola figura y donde las grandes carteleras se nutren (y eso está muy bien) de peleadores de México, Rusia, Argentina o Puerto Rico.

Óscar de la Hoya y Bob Arum superaron sus diferencias y tras más de una década de distanciamientos rehicieron su amistad y su alianza para ofrecer “las mejores peleas a los aficionados”. Para ello fue necesario que el presidente de Golden Boy Promotions, Richard Schaefer separara sus intereses de la empresa de De la Hoya ya que la resistencia de éste banquero austriaco frente al veterano presidente de Top Rank era un obstáculo insalvable