Los mejores y los peores vestidos del 2014

Aquí te presentamos a las famosas que dieron la nota este año con los modelitos que causaron sensación y algunas otros que no tanto

La cantante eligió el vestido más apropiado para dar la nota en los premios Grammy del pasado mes de enero, al combinar un estampado de pentagrama con transparencias. Lo que ya no resultó tan acertado fue su inusual moño de abuela.

FOTOS: Las mamás más lindas del 2014

La cantante Lily Allen no acaba el año nada bien después de aparecer el pasado 1 de diciembre en Londres con un vestido que necesitaba un buen trabajo de plancha y le daba un aspecto demasiado desaliñado.

Aunque Shakira nos tiene acostumbrados a enseñar barriguita, la cantante cruzó la línea con un vestido con agujeros que podría haber pertenecido a Morticia Adams. La colombiana eligió este modelo en el mes de abril, anticipándose al verano con la ventilación que le aportaba.

Ellen Page demostró que la americana negra y la camisa blanca no son solo cosa de hombres. Y ese modelo fue el que eligió la joven el pasado mes de marzo para acudir a la fiesta organizada por Vanity Fair tras la gala de los Óscar.

Rita Ora deslumbró por su originalidad con un vestido plateado. No sabemos si tenía miedo a coincidir con el mismo modelito que otra invitada a la gala de los Grammy, pero con este original diseño se evitó tener que pasar por ese mal trago.

Si el vestido negro con hombros de pedrería que eligió Kelly Osbourne para los Grammy hubiera ido acompañado de otro color de pelo, seguro que no tendríamos la impresión de que la joven acaba de salir de una nave espacial. Pero si sumamos el corte de pelo y el tinte violeta, no nos queda otra que darle a Kelly el premio a la más futurista de la noche.

No sabemos si Jessie J tuvo en su día un despiste con el modelito que eligió para la fiesta de los Grammy y se le olvidó abrocharse los botones que dejaban al aire su escote, o si su intención era enseñar la mayor cantidad de piel posible. De cualquiera manera, lo importante es que ella lo lució tan orgullosa como lo estaba de su peculiar corte de pelo.

Miley sorprendió durante el 2014 sacando sus looks más escandalosos a relucir. Aunque su abrigo de peluche entra dentro del grupo de los discretos, la chaqueta rosa nos recuerda más a la que llevaría una Barbie en su versión esquiadora que a la de una cantante de éxito.

La joven actriz y su pantalón de Dior se alzaron con el Globo de Oro a la originalidad, pero no tenemos claro si también se llevó el del buen gusto. Se trataba de una prenda que por la parte delantera parecía un vestido y por la trasera un pantalón, una apuesta quizá demasiada arriesgada para dicha ceremonia. De lo que sí estamos seguros es de que el color rojo le favorecía muchísimo.

La protagonista de Los Juegos del Hambre no tuvo el mismo éxito a la hora de elegir vestido para los Globos de Oro que durante la gala en sí misma, ya que su Dior fue uno de los modelos más parodiados en las redes sociales. El color blanco no está mal pero esos fruncidos que dividían el vestido en tres partes no acabaron de convencer al público y a la crítica.