Búsqueda de normalistas se extiende a cuarteles en México

Iremos a todos los cuarteles del país, dicen los padres de los 43 y afirman el Ejército mexicano sí participó

Felipe de la Cruz, vocero de los padres de los normalistas desaparecidos el pasado 26 de septiembre en Iguala, afirmó que se buscará a los jóvenes “en todos los cuarteles del país, no nada más de Guerrero”.

El día de ayer, la Procuraduría General de la República (PGR) aceptó que los padres de los 43 normalistas de Ayotzinapa ingresen a cuarteles militares tal y como lo pidieron durante la reunión que sostuvieron este martes con el Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, y el Procurador Jesús Murillo Karam.

“Se informa que familiares de normalistas de Ayotzinapa solicitaron asistir a cuarteles militares del Ejército Mexicano. Se recordó que los cuarteles militares están abiertos a los ciudadanos y que el ingreso, en su caso, será de manera ordenada y respetuosa.

Al respecto, familiares de normalistas de Ayotzinapa informarían fecha y hora para su ingreso a las instalaciones militares”, informó la PGR vía Twitter.

Esta mañana en entrevista para Radio Fórmula, De la Cruz dijo que de principio se buscará “en todos los cuarteles del país, no nada más de Guerrero”.

Al ser cuestionado por el periodista Ciro Gómez Leyva si el acuerdo con el gobierno incluía poder entrar a cualquier cuartel, el vocero de los padres de los normalistas precisó que en la reunión de ayer con las autoridades federales no se especificó a qué instalaciones podían ingresar.

LEA ADEMÁS:

Fosas en México: Los 125 sembradíos de la muerte

Padres de normalistas desaparecidos piden investigar al ejército

Ayotzinapa, la masacre que desenmascaró al gobierno de Peña

“No se especificó, pero nosotros decimos cuarteles. Como quiera vamos a meternos y después se les dirá cómo va a estar”, dijo De la Cruz, que además indicó que este miércoles 14 de enero se definirán las acciones a seguir tras el acuerdo logrado.

Posteriormente, en entrevista con Grupo Imagen, Felipe de la Cruz dijo que los padres exigen que se abra una línea de investigación para determinar la responsabilidad de militares en la desaparición de los normalistas.

“La exigencia de nosotros es que nos permitan entrar a los cuarteles, estamos seguros que los militares participaron en el hecho y nadie quiere hablar de ello”, aseguró.

Este lunes se registró un enfrentamiento en el 27 Batallón de infantería de Iguala porque, argumentan los padres, los militares están relacionados con lo ocurrido la noche del 26 de septiembre del 2014.

Los familiares, en “desacuerdo” con la PGR, afirman que existen “declaraciones, elementos y datos que hacen necesario que se abra una línea de investigación que conduzca al Ejército, al ex Gobernador [Ángel Aguirre] y al ex Procurador del estado de Guerrero”.

El portavoz de los padres, Felipe de la Cruz, aseguró ayer que “hay por lo menos diez estudiantes que han declarado que el Ejército participó el día de los hechos”, así como “varios policías y personas de Guerreros Unidos”.

Por ello, reiteraron su demanda de que les “abran los cuarteles” para comprobar si los desaparecidos “están o no dentro de ellos”.

Rosales y Felipe Cruz aseguraron después de la reunión con las autoridades federales que los resultados son “pobres” respecto a la ubicación de los jóvenes. Sin embargo, el gobierno federal evaluará si permite a los padres acceder a los cuarteles militares en Guerrero.

“El gobierno sigue teniendo resultados pobres porque siguen sin indicios del paradero de los muchachos”, dijeron en conferencia de prensa.

En tanto, mediante una nota informativa del Centro Tlachinollan, se dio a conocer que Omar García, integrante del Comité estudiantil de la normal de Ayotzinapa, permanece hospitalizado con riesgo de perder la vista del ojo izquierdo debido a la agresión perpetrada por la policía militar.

Se informó que Omar fue ingresado a las 00:30 hrs. del día de hoy al Hospital ISSSTE de Chilpancingo, por una severa lesión en el pómulo izquierdo provocada por una piedra lanzada por la policía militar.

La misma versión indica que después de que el estudiante Omar ingresó al hospital, durante la tarde noche se registró presencia de las policía ministerial y de la policía estatal, quienes permanecieron estacionados en camionetas afuera del hospital, razón por la cual hay una guardia permanente de estudiantes de la normal ante el riesgo de que Omar pueda ser detenido por las corporaciones policiacas.

“La consigna era entrar unos metros al Batallón militar y hacer el mitin ahí, los padres iban hasta adelante, buscamos limitar las acciones para evitar un roce serio, que ellos llegaran hasta donde tenían que llegar y nosotros también, decirles ‘venimos en son de paz, solo vamos a hacer un mitin aquí, queremos hablar con su responsable’, no se pudo, empezaron a replegarnos y ahí se dio el enfrentamiento”, narró Omar al organismo civil.

“Nosotros queremos que se abran líneas de investigación contra el Ejército y contra quien haya que hacerlo, no quitamos nuestro papel de víctimas por lo que pasó el 26 de septiembre, lo que pasó ahí ha pasado miles de veces y no queremos que vuelva a pasar”, concluyó el estudiante.

El agente del Ministerio Público Militar presentó este martes una denuncia ante la PGR tras el enfrentamiento en las instalaciones de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) en Iguala, Guerrero.

La Sedena ratificó su pleno respeto a la libertad de reunión, asociación y manifestación de las ideas, pero al mismo tiempo condenó enérgicamente hechos violentos como los registrados el lunes pasado.

La dependencia detalló mediante un comunicado que 11 militares resultaron lesionados durante la agresión, y uno de ellos recibió el impacto de un petardo que le provocó fractura expuesta del peroné en la pierna izquierda.

“Adicionalmente se reportó que cinco policías estatales resultaron lesionados por golpes contusos y uno por una herida penetrante en el glúteo izquierdo. Los conductores de los camiones de la Coca Cola y de la cerveza Corona, resultaron con golpes contusos en diversas partes del cuerpo”, indicó.

Detalló que el lunes pasado unas 200 personas, la mayoría con el rostro cubierto, intentaron ingresar por la fuerza a las instalaciones del XXVII Batallón de Infantería en Iguala.

Señaló que, tras forzar la reja de ingreso empleando el camión de la empresa refresquera, agredieron a personal de la Policía Militar con extinguidores y lanzando petardos, piedras y botellas que obtuvieron mediante la retención de un tráiler que transportaba cerveza.

La Policía Militar, que tiene la responsabilidad de resguardar la seguridad de las instalaciones castrenses, utilizó escudos antimotines con el único propósito de detener el avance de los agresores, detalló.

Ello, agregó, conforme a los protocolos establecidos en el Manual del Uso de la Fuerza de aplicación común a las tres Fuerzas Armadas, atendiendo a los principios de oportunidad, proporcionalidad, racionalidad y legalidad y estricto respeto a los derechos humanos.

Además aclaró que el personal militar no utilizó gases lacrimógenos para repeler a los manifestantes.