Con Cuba fresca en the Heights

Profesión: Actriz Edad: 32 años Vive en: Washington Heights Nació en: La Habana, Cuba
Con Cuba fresca en the Heights
La actriz cubana desembarca en NY con varios roles y muchas ilusiones.
Foto: mene y lore

@SilSterinPensel

“Lo vi una vez y me pareció un gigante. Ahora está encorvado pero es bien alto, grande en todos los sentidos,” dice recordando aquella vuelta cuando Fidel saludó en el barrio Marianao al grupo de censistas del que ella formaba parte con otros universitarios. Esa y otras memorias aún están muy frescas –Idalmis llegó a NY hace poco- y Cuba está bien presente.

“Con el anuncio de Obama todos me preguntan, creen que todo cambiará de la noche a la mañana pero les digo que no, que todo será gradual. Ojalá sirva para que allá mejore la calidad de vida”, sostiene mientras echa la segunda cuchara de azúcar negra en su café.

Nieta de un mexicano y de padres mulatos, esta actriz capaz de interpretar desde una Directora de Escuela – ese es su papel en ‘Conducta’ la película que puede llegar a ganar un premio Goya en febrero- hasta una esquizofrénica, el rol que desempeñó con destreza en ‘Orange is blue’, la última obra teatral de la que participó en el teatro Bertolt Brecht en la Plaza de la Revolución.

“Aquí todo es muy distinto. Desde el clima, hasta la forma de ser de la gente pero este barrio me fascina”.

Por su energía especial, eléctrica como sus cabellos rojizos y en caótico tirabuzón, ha atraído como imán a gente que le ha allanado el camino en la Gran Manzana. “Actué en ‘El hombre Caimán’ una obra en inglés en la Universidad de Columbia y allí conocí a amigas que me han ayudado y de una cosa van saliendo otras. No importa lo conocido que seas en tu país, en NY es otra historia. Aquí al talento hay que sumarle suerte y muchos otros factores”.

Este mes podrá vérsela en ‘El Loco por Fuerza’ en El Repertorio Español y para otro proyecto debe escribir sus impresiones de la ciudad.

“Es una idea muy incipiente que estoy tramando con el Director Ernesto Daranas y un buen ejercicio que me ayuda a conocer Nueva York y también a mi misma, dos cosas que uno nunca llega a dominar del todo”