EEUU acusa a 60 integrantes del cartel de Sinaloa

Entre los que se encuentran uno de sus líderes, Ismael "Mayo" Zambada, dos de sus hijos, e Iván Archivaldo Guzmán Salazar, hijo del capo Joaquín "el Chapo" Guzmán
EEUU acusa a 60 integrantes del cartel de Sinaloa
Autoridades acusaron al "Mayo" Zambada de ser el principal administrador, organizador y líder del grupo criminal.
Foto: Archivo

San Diego – La Fiscalía federal del Distrito Sur de California presentó el viernes cargos contra 60 integrantes del cartel de Sinaloa, entre los que se encuentran uno de sus líderes, Ismael “Mayo” Zambada, dos de sus hijos, e Iván Archivaldo Guzmán Salazar, hijo del capo Joaquín “el Chapo” Guzmán.

La investigación federal dada a conocer en conferencia de prensa en San Diego (California) acusa a integrantes de dicha organización criminal de traficar grandes cantidades de metanfetamina, cocaína, heroína y marihuana a Estados Unidos.

El “Mayo” Zambada es acusado de ser el principal administrador, organizador y líder del grupo criminal, por lo cual podría ser condenado a cadena perpetua, según documentos proporcionados por la fiscalía.

Durante los tres años de investigación, las autoridades se incautaron de más 652 kilogramos de metanfetaminas, 1.343 kilogramos de cocaína, 12 toneladas de marihuana, 53 kilogramos de heroína y 14,4 millones de dólares en precursores químicos para drogas.

De los 60 integrantes del cartel acusados, Zambada y el hijo de “El Chapo” Guzmán siguen prófugos de la ley, mientras que otros ya han sido detenidos y esperan próxima fecha en la corte.

Los hijos de Zambada incluidos en esta fase de la demanda son Ismael Zambada-Sicairos, conocido como “Mayito Flaco”, e Ismael Zambada-Imperial, “Mayito Gordo”, que fue arrestado en México en noviembre pasado y por el que se ha pedido su extradición.

La fiscal federal Laura Duffy señaló que trabajan con sus homólogos en México para asegurarse que Ismael Zambada, uno de los capos de la droga más buscados por las autoridades de ambos lados de la frontera, sea arrestado y llevado a la justicia.

“Queremos que este sea trasladado aquí (San Diego) para enfrentar los cargos que le hemos presentado”, dijo la procuradora, quien no quiso comentar sobre investigaciones con relación al posible paradero del capo mexicano.

La pesquisa, gracias a la que se han presentado cargos contra un total de 117 personas, comenzó a finales de 2011 cuando las autoridades detectaron actividades de tráfico de drogas en las ciudades californianas de Chula Vista y National City, cuyo origen fue vinculado al cartel mexicano.

Los presuntos líderes del grupo criminal importaban desde Asia largas cantidades de narcóticos y los precursores químicos a México y otros países de la región como Colombia, Ecuador, Venezuela, Perú, Panamá, Costa Rica, Honduras y Guatemala, indican documentos oficiales.

Posteriormente, los traficantes utilizaban distintos métodos para ingresar la droga a Estados Unidos, ya fuera en vehículos, camiones, embarcaciones o túneles.

Por ello, el agente especial de la DEA en San Diego, William Sherman, coincidió en que esta investigación tiene implicaciones en varios países, más allá de México y EE.UU.

“La DEA ha sabido por mucho tiempo que el alcance del cartel de Sinaloa se extiende más allá de la frontera México-Estados Unidos, hacia distintos puntos del mundo”, declaró.

Un tribunal mexicano revocó ayer un fallo emitido en 2013 bajo el cual el capo Rafael Caro Quintero recobró su libertad y lo declaró penalmente responsable de secuestro y homicidio, cometidos contra el agente antidrogas estadounidense Enrique Camarena y el piloto Alfredo Zavala.

El Consejo de la Judicatura Federal (CJF), que administra el poder judicial en México, informó que el Primer Tribunal Colegiado en Materia Penal del Tercer Circuito emitió la nueva sentencia “en cumplimiento de la resolución dictada por la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación” en 2013.

Asimismo, el tribunal dispuso “individualizar las penas correspondientes” y, en su caso, “ordenar su reaprehensión”.