Dimite la responsable de contabilidad y finanzas de Doral Bank

La renuncia de Nancy Reinhard al frente de la institución bancaria que arrastra serias dificultades financieras, será efectiva el lunes

Fachada de la sede de Doral Bank.
Fachada de la sede de Doral Bank.
Foto: Cortesía

San Juan.- Nancy Reinhard deja su cargo como principal responsable de finanzas y contabilidad del banco puertorriqueño Doral Financial Corporation, que arrastra serias dificultades financieras.

Según un escrito remitido por el banco a la Comisión del Mercado de Valores de Estados Unidos (SEC, en inglés), la dimisión de Reinhard se hará efectiva el lunes, pese a ser festivo en EEUU y Puerto Rico por conmemorarse el día de Martin Luther King.

Doral Bank -que cotiza en la Bolsa de Nueva York- explica en su escrito que la directiva, que era responsable financiera desde octubre, transmitió su deseo de dimitir el pasado 12 de enero y presentó su carta de renuncia el viernes, día 16, para que se hiciera efectiva este lunes.

Reinhard ya había ocupado el cargo de responsable de contabilidad en 2012, cuando llegó al banco, para ocupar así el hueco dejado por Ronald Stewart, quien fue despedido tras un año en el puesto.

Posteriormente Stewart demandó al banco y argumentó que había sido despedido por transmitir su preocupación por los controles internos del banco.

El pasado octubre asumió también cargo de responsable financiera para sustituir a David Hooston, quien tomó una excedencia para atender asuntos familiares, según explicó en su día.

En su escrito a la SEC, Doral dice estar buscando a alguien para ocupar el puesto y no da explicación alguna sobre los motivos argumentados por Reinhard para dejar el puesto.

Esta dimisión se suma a toda una serie de quebraderos de cabeza que tiene la dirección del banco, entre ellos la disputa legal que mantiene con el Gobierno de Puerto Rico para que le pague 230 millones de dólares que alega que le debe por el abono en exceso de impuestos en el pasado.

También lleva tiempo buscando otras vías para el elevar su capital y cumplir así como las exigencias de la Corporación Federal de Seguro de Depósitos de Estados Unidos (FDIC), que se niega a aceptar que el banco contabilice esos $230 millones.

Por el momento, la Justicia le ha dado la razón al banco, pero el Gobierno puertorriqueño ha recurrido la decisión ante el Tribunal de Apelaciones.

Además, en diciembre pasado el FBI registró la sede central de Doral Bank y, aunque oficialmente no se ofrecieron detalles, se cree que la iniciativa tuvo que ver con la investigación que se lleva a cabo a raíz del asesinato del antiguo vicepresidente de la entidad Maurice Spagnoletti.

El directivo falleció a los 56 años por los disparos recibidos en una autopistas cercana al banco en junio de 2011, cuando llevaba sólo seis meses en el cargo. Sus familiares demandaron a varios empleados del Doral Bank aunque luego retiraron la demanda.

Medios locales señalaron el supuesto descubrimiento por parte del directivo de un hipotético esquema de fraude en la entidad, lo que le habría causado enfrentamientos y amenazas por parte de otros directivos.