NY pierde millones de dólares por venta ilegal de cigarrillos

Este negocio es uno muy lucrativo, principalmente, en Yonkers
NY pierde millones de dólares por venta ilegal de cigarrillos
Los paquetes de cigarrillos llevan el timbre fiscal de Virginia.
Foto: Archivo

@Zaira_Reporter
YONKERS, NY – La cámara policial instalada sobre un semáforo en una concurrida esquina de Palisade Avenue, Yonkers, no parece inhibir a tres hombres de unos 40 años, que esperan a sus clientes bajo el frío inclemente.

Son vendedores de cigarrillos ilegales. Esta esquina, a unas pocas cuadras de la alcaldía, es uno de los puntos de venta más activos de la ciudad.

Los trabajadores hispanos del área ven todos los días lo que ocurre, pero temen denunciarlo. “Hay mucho miedo, nadie quiere meterse con esa gente”, dice Feliciano (41), que ha vivido en el barrio por 23 años. “Están todo el día están en la esquina, desde muy temprano en la mañana hasta la noche. Cualquiera sabe quiénes son y qué hacen”.

Los residentes identifican a uno de ellos como David, supuestamente cabecilla de uno de los grupos de vendedores.

“Cada grupo tiene su territorio y sus compradores. Hay hasta dos puntos de venta en la misma esquina”, comentó José (52), dueño de un restaurante. “Tengo pocos clientes, tienen miedo de entrar a mi negocio”, expresa con preocupación. “El mayor problema es que el de los cigarros es un negocio vinculado de los vendedores de droga. Tienen armas y uno nunca sabe cuándo ocurrirá una nueva balacera”.

Inseguridad creciente

En junio del año pasado, un tiroteo en las inmediaciones dejó tres personas heridas, incluyendo una menor de 9 años. Los testigos vinculan este incidente con la venta ilegal de cigarrillos.

En 2010, durante otro tiroteo también relacionado con esta actividad ilegal, Aureliano (60), un comerciante con casi medio siglo de residencia el área, sufrió una herida de bala en una pierna. “Fue una bala perdida. Gracias a Dios estoy vivo”, indica.

“Estamos solicitando a la alcaldía que incremente la vigilancia policial, porque la venta ilegal de cigarrillos genera problemas de seguridad”, dice Alfonso Álvarez, presidente de la Cámara Mexicana de Comercio de Yonkers.

Luego de la balacera del año pasado, el alcalde Mike Spano ordenó mayor patrullaje en la zona, pero vecinos y comerciantes dicen que la situación no ha mejorado.

Consultado por El Diario, el teniente-detective Patrick McCormack, portavoz de la policía de la ciudad, se limitó a decir que no hay una investigación abierta sobre venta ilegal de cigarrillos. La oficina de prensa de la alcaldía no respondió a la solicitud de comentarios.

Lucrativo negocio

“Estos delincuentes están afuera de nuestros negocios vendiendo su basura. Es un problema que creció en los últimos años”, expresa Aureliano.

Los vendedores visten gruesas chamarras con compartimentos en los que ocultan su mercancía, y no reparan en contar las jugosas ganancias a la vista de todos. En los locales legítimos, cada paquete cuesta entre $11 o $13; en la calle se venden por $8. Los cigarrillos sueltos se venden a 50 o 75 centavos, dependiendo de la marca.

La venta ilegal de cigarrillos sueltos ganó notoriedad el año pasado por el caso de Eric Garner, quien murió asfixiado por un policía que lo estaba arrestando por este mismo delito.

Los paquetes traficados en Yonkers y otras ciudades del estado de Nueva York tienen etiquetas fiscales de Virginia. El impuesto por caja de cigarrillos en este estado es de $3, mientras que Albany y las autoridades locales imponen un tributo común de $5.85.

Este diferencial de $2.85 ha hecho del tráfico de cigarrillos un lucrativo negocio que genera pérdidas millonarias al fisco neoyorquino y ha convertido a la carretera interestatal I-95 en un corredor de contrabando.

“Estas ventas ilegales privan al fisco de cientos de miles de dólares en concepto de impuestos impagos, son una competencia desleal para los comerciantes que cumplen con la ley y pueden estar conectadas con otras actividades criminales”, dijo a El Diario el fiscal general del estado de Nueva York, Eric Schneiderman.

Entre 2011 y 2014, según cifras oficiales, la ciudad y el estado perdieron $23 millones por la venta ilegal de 400,000 paquetes de cigarrillos.

La evasión fiscal por venta de cigarrillos implica una multa de $2,000 por la primera violación, y $5,000 en faltas subsiguientes.

En los últimos años, más del 60% de todos los cigarrillos vendidos en Nueva York fueron contrabandeados desde otro estado.
Fuente: Mackinac Center for Public Policy

En septiembre del año pasado, Mohamed Ahmed (56) se declaró culpable de fraude por casi $20 millones por contrabando de cigarrillos. Ahmed compraba las cajas dal mayoreo en tiendas Costco en los condados de Chesterfield y Henrico, Virginia.

En las inmediaciones de la calle 118 y la Primera Avenida, en East Harlem, una tienda de tabaco comercializa los paquetes por $7 y $8. “En otras tiendas, pagarás $15 por una caja”, aseguró el hombre detrás del mostrador. “Mira, hay gente que se lleva hasta tres cajas”.