Más sabe el diablo por viejo….

La mayoría de las fracturas en los ancianos surge cuando tratan de aguantarse para no caerse
Más sabe el diablo por viejo….
Aprender a escuchar a los ancianos puede darte muchas enseñanzas.
Foto: Archivo

Éste es un refrán muy acertado para describir a mi abuelita Mercedes, quien recientemente cumplió 102 años.

A su edad, no solamente es sabia, inteligente y avispada, sino que a la vez es comiquísima. Hace unos días la llamé y me salió con una de sus ocurrencias: “Los viejos se mueren cuando sufren una de las tres C“.

Confundida le pregunté qué era eso de las tres C, y respondió con tono de sabelotodo: “catarro, caídas y cagalera” (diarrea).

Me contó que el día anterior sufrió una caída mientras intentaba levantarse de la cama. Mi tío la ayudó a pararse y continuó caminando con su andador hacia el comedor para irse a tomar su cafecito. Esta es la segunda vez que se cae en menos de un año, y en ninguna ocasión se ha lesionado.

Y lo más sorprendente es que sus huesitos están extremadamente frágiles porque padece de osteoporosis. Le pregunté cómo era posible que no se hubiera roto un hueso, y me dio una gran enseñanza: “Mijita, el secreto es que yo no pongo resistencia y me dejo ir“.

Ella me aseguró que la mayoría de las fracturas en los ancianos surge cuando tratan de aguantarse para no caerse, esa resistencia es la que precisamente provoca que la caída tenga consecuencias graves. Su explicación me hizo reflexionar sobre las muchas veces que ponemos resistencia o queremos controlar una situación, y acabamos frustrados.

Al igual que mi abuela, no te empeñes en poner resistencia o querer manipular una situación. ¡Déjate ir y confía en que todo trabajará a tu favor!

www.mariamarin.com