Super Bowl, una fiesta deportiva y de consumo

Millones a la espera de la gran final entre Seahawks y los New England Patriots
Super Bowl, una fiesta deportiva y de consumo
Las ventas de los productos concernientes al Super Bowl se ha disparado en todo Estados Unidos.
Foto: getty images

El evento deportivo más grande del año en el país también es un día fundamental para el motor de la economía del país, el consumo. El Super Bowl 2015, que enfrentará a los Seattle Seahawks y los New England Patriots, atraerá a aproximadamente 184 millones de espectadores el 1 de febrero, según un estudio hecho por la Federación Nacional de Comercio Minorista (NFR, en sus siglas en inglés). Esta Federación proyecta que cada persona de la audiencia de esta final gaste $77.88, un considerable aumento sobre los $68.27 gastados por persona el año pasado.

El aumento llega de la mano de unos índices de confianza de los consumidores que no han dejado de subir en los últimos meses hasta llegar a lecturas anteriores a la crisis debido, fundamentalmente, a la positiva evolución del mercado de trabajo.

En total, ese día se estima que el consumo llegue a los $14,300 millones, ya que los fanáticos estarán comprando comida y bebida para las fiestas caseras, ropa deportiva y decoraciones, y nuevos televisores para disfrutar el partido de mejor manera. De hecho, el 8.8% de los que planean ver el partido toman esta retransmisión como excusa para comprar una nueva televisión para verlo. El Super Bowl llega justo el mes después del Consumer Electronic Show en Las Vegas, donde se presentan las novedades de electrónica más importantes del año lo que abarata las presentadas en años anteriores. Según Consumer Reports, enero es el mejor momento para comprar una televisión.

Aunque no todos los espectadores estarán estrenando sus nuevos televisores, casi 43 millones de personas planean albergar una reunión con amigos y familiares para ver el partido. Y para los que no tienen una fiesta donde ir, los restaurantes y bares deportivos esperan unos 13 millones espectadores.

La generación de los mileniales (aquellos que tienen entre 18 y 34 años) van a mostrar a abrir la cartera con generosidad el día del partido con un gasto promedio de $96 pero los adultos entre 35 y 44 serán los favoritos de comerciantes y dueños de bares ya que según la NFR gastarán entre $100.54 y $102.82 por persona.

Aparte del dinero gastado por los consumidores, la final del fútbol es un día clave para las industria de publicidad. El año pasado, el Super Bowl generó $331.8 millones en gastos de publicidad, según Kantar Media. Este año, NRF reporta que uno de cada cinco de los espectadores que tienen entre 18-24 años de edad admiten que la razón principal de ver el partido es para ver los comerciales

planean reunirse con los amigos y familiares.