Maniobras políticas detrás de DREAM Act preocupan a activistas

La inclusión del proyecto en el presupuesto estatal viene con condiciones para su aprobación
Maniobras políticas detrás de DREAM Act preocupan a activistas
Cuomo anunció que vinculará el Acta del Sueño con una ley que otorgaría créditos tributarios a personas y compañías.
Foto: Archivo

NUEVA YORK – Después que el gobernador Andrew Cuomo cumplió su promesa de incluir el Dream Act en el presupuesto estatal, la batalla por su aprobación no ha hecho más que empezar. Activistas proinmigrantes que aplaudieron el anuncio hecho el miércoles en su discurso sobre la situación del Estado, expresaron decepción porque éste viene con condiciones atadas para su aprobación.

Cuomo anunció que vinculará el Acta del Sueño, que permitiría que universitarios indocumentados del estado reciban ayuda financiera, con una ley que otorgaría créditos tributarios a personas y compañías que donen dinero a escuelas públicas y privadas, a fondos de becas y otras entidades educativas. La propuesta es respaldada por republicanos y rechazada por muchos demócratas.

Curiosamente, el asambleísta Francisco Moya (D-Queens), quien es el autor del Dream Act estatal, es también uno de los varios patrocinadores del crédito de impuestos educativos. Sin embargo, todavía no se ha pronunciado sobre qué piensa de que ambas iniciativas estén combinadas.

Al unir ambas legislaciones, Cuomo busca lograr el respaldo bipartidista que necesita para que su presupuesto sea aprobado en abril. Es difícil saber si la maniobra política saldrá bien, en lo que promete ser una animada batalla en las negociaciones presupuestarias.

El Dream Act ha sido repetidamente rechazado por los republicanos, que hicieron que la legislación fracasara el año pasado en el Senado. Por su parte, la medida de los créditos tributarios, que fue impulsada incluso por el cardenal Timothy Dolan y la Iglesia católica, quedó estancada en la Asamblea por la oposición demócrata.

El dreamer Antonio Alarcón, miembro de Make the Road New York, mostró su agradecimiento al gobernador por incluir el proyecto por primera vez en el presupuesto. Sin embargo, afirmó en un comunicado que “este tema clave no puede estar ligado a un regalo fiscal para las escuelas privadas que va a dañar a nuestro sistema de educación pública”.

Los sindicatos de maestros también se oponen al crédito tributario argumentando que éste sólo beneficiará a escuelas privadas y a las charters, las cuales subsisten mediante donaciones por operar como entidades sin fines de lucro.

Por su parte Steven Choi, director ejecutivo de New York Immigration Coalition, agradeció al gobernador “por escuchar nuestras peticiones y mantener el DREAM Act vivo este año”. Sin embargo, agregó, “no apoyamos la inclusión de los créditos fiscales educativos. Los beneficios del DREAM Act New York son lo suficientemente grandes como para mantenerse por si solo”.

El presupuesto, valorado en $150,000 millones, debe ser aprobado el primero de abril.