Obama estrecha lazos con nuevo rey de Arabia Saudí

Obama presenta condolencias al nuevo soberano por la reciente muerte de su hermano Abdalá
Obama estrecha lazos con nuevo rey de Arabia Saudí
Obama junto al nuevo rey Salman bin Abdelaziz
Foto: EFE

El presidente de EEUU, Barack Obama, y el rey saudí, Salman bin Abdelaziz, se reunieron el martes con la intención de estrechar las estratégicas relaciones entre sus países, durante una corta visita que el mandatario estadounidense realizó a Riad.

Procedente de Nueva Delhi, Obama llegó el martes a la capital saudí para una escala de apenas unas horas, de la que apenas trascendió información.

La agencia oficial saudí de noticias, SPA, se limitó a informar de que el nuevo monarca “celebró un almuerzo en honor del presidente estadounidense”.

Obama viajó al rico reino petrolero para presentar sus condolencias al nuevo soberano por la reciente muerte de su hermano Abdalá, a quien ha sucedido en el trono.

Además, los recientes acontecimientos en la escena regional e internacional, en los que ambos países son grandes aliados, se encontraban en la agenda de la cita.

Uno de los frentes donde ambos países trabajan conjuntamente es en la lucha contra el grupo yihadista Estado Islámico (ISIS), que desde el pasado junio lleva a cabo una ofensiva en Irak y Siria, donde ha proclamado un califato.

Arabia Saudí participa en una coalición internacional comandada por Washington en los bombardeos contra las posiciones de los radicales en la zona.

Sobre la mesa de asuntos para tratar también estuvieron la seguridad en el Golfo Pérsico, la crisis en el Yemen y las consultas sobre el programa nuclear iraní, según el diario saudí “Al Hayat”.

Con esta visita de apenas unas horas, Obama busca estrechar aún más las ya fuertes relaciones entre ambos países que existen desde hace décadas, que han sido reforzadas en los últimos años con la lucha contra el terrorismo.

No existen indicios de que estos lazos vayan a sufrir grandes cambios en la nueva etapa que acaba de comenzar el recién estrenado monarca saudí, como tampoco está previsto que varíen sobremanera el resto de sus políticas.

De hecho, el pasado viernes, en su primer discurso como soberano saudí, Salman bin Abdelaziz, de 79 años, anunció que su intención es continuar en la estela de sus predecesores.

“Seguiremos aferrados al enfoque tradicional sobre el que fue creada esta nación. No nos alejaremos nunca de esa línea, puesto que nuestra Constitución es el libro de Alá (el Corán) y los actos del profeta Mahoma“, subrayó el nuevo monarca en su alocución.

Con el objetivo de mostrar su buena relación, Obama ya trasladó el pésame a la familia real saudí por la muerte del monarca Abdalá a los 90 años el día de su fallecimiento, el pasado día 23.

En un comunicado de la Casa Blanca, el presidente estadounidense valoró la “sincera y cálida amistad” entre ambos países.

“Su vida (de Abdalá) abarcó desde antes del nacimiento de la Arabia Saudí moderna hasta su papel actual como fuerza clave en la economía global y como uno de los países líderes del mundo árabe”, añadió el mandatario estadounidense.

La delegación que acompañó a Obama estuvo compuesta por el secretario de Estado, John Kerry, el director de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), John Brennan, y el jefe del Mando Central estadounidense, Lloyd Austin.

También estuvo en la visita el senador y excandidato presidencial John McCain, entre otros miembros del Partido Republicano y representantes de varios estados norteamericanos.

La última visita de Obama a Riad se remonta a marzo de 2014, cuando, con el entonces rey Abdalá, calmó las tensiones que habían surgido entre ambos países por el acuerdo alcanzado en materia nuclear entre Washington y Teherán.

Las relaciones entre Riad y Washington se enfriaron además por la decisión estadounidense de no intervenir en el conflicto sirio, donde Arabia Saudí apoya a los rebeldes que luchan contra el presidente Bachar al Asad.