El complejo juicio al exsoldado que mató al verdadero “American Sniper”

Chris Kyle, de actualidad por la película "El francotirador" de Clint Eastwood, murió junto a Chad Littlefield en un campo de tiro en 2013. La defensa del autor confeso de los disparos duda que se pueda dar un proceso justo
Sigue a El Diario NY en Facebook
El complejo juicio al exsoldado que mató al verdadero “American Sniper”
Eddie Ray Routh

Este fue el mensaje de texto que el francotirador estadounidense Chris Kyle le envió a su amigo Chad Littlefiefd por celular pese a que ambos se encontraban en la misma camioneta.

Con ellos viajaba el exinfante de marina Eddie Ray Routh -a quien se refería Kyle en su mensaje- y que ese mismo día, el 2 de febrero de 2013, los mató con un arma automática en un campo de tiro.

El mensaje de texto lo presentó esta semana Tim Moore, abogado de Routh, en el comienzo del juicio que se celebra en la pequeña localidad texana de Stephenville, donde el exinfante de marina se enfrenta a una posible condena de cadena perpetua sin libertad condicional por la muerte de Kyle y Littlefield.

El inicio del proceso judicial, que se prevé durará unas dos semanas, adquirió especial relevancia porque coincide con la proyección y éxito en las salas de cine de “El francotirador” (American Sniper), película dirigida por Clint Eastwood y protagonizada por Bradley Cooper que está basada en la autobiografía de Chris Kyle.

Lee también:

Comienza el jucio por el asesinato de “American Sniper”

“El francotirador”: la polémica película que arrasa en la taquilla de EE.UU.

Chris Kyle, un ayudante de rancho que se convirtió en militar y fue miembro de los Navy SEAL (fuerzas especiales de la marina de EE.UU.) entre 1999 y 2009, es el francotirador más letal en la historia de EE.UU.

Objeto de adoración en su estado natal, Texas, donde mucha gente lo ve como un modelo de dedicación al ejército y a la patria, hay quienes critican que el filme de Eastwood abunde en esta imagen de héroe de alguien que mató al menos a 160 personas en Irak, aunque se cree que pudieron ser hasta 255.

No en vano los iraquíes lo apodaron “demonio de Ramadi” –Al Shaitan Ramd- por su participación durante la invasión aliada de Irak en 2003 y la posterior guerra.