Un juez puede retrasar pero no detener la justicia

@HispanicFed

A principios de esta semana, un juez de la Corte Federal de los Estados Unidos en Texas emitió una orden judicial contra los programas de acción diferida anunciadas por el residente Obama el 20 de noviembre del 2014.

Al pronunciarse en contra del Presidente y millones de inmigrantes indocumentados, el juez Hanen eligió participar en la peor especie de juego político.

Como cientos de expertos en derecho han señalado, la ley y la tradición dan al Presidente una amplia discreción sobre cómo han de interpretarse y hacer cumplir las políticas de inmigración del país.

En la Federación Hispana estamos seguros de que a la larga los tribunales levantarán el interdicto del juez Hanen, y que las acciones ejecutivas procederán.

Nosotros hemos estado trabajando con organizaciones de todo el país para asegurarnos de que las familias inmigrantes estén preparadas para presentar la documentación necesaria para mantener a sus familias unidas.

Estamos sumamente frustrados ante la falta de acción del Congreso sobre la creación de una reforma migratoria integral.

Las acciones de sentido común del presidente Obama fueron una de las pocas buenas noticias que los inmigrantes indocumentados habían oído de parte de Washington en más de una década.

El juez Hanen no está solo en su deseo de castigar a las familias de inmigrantes indocumentados. Los miembros republicanos del Congreso han amenazado con dejar al Departamento de Seguridad Nacional sin fondos a menos que el Presidente elimine las disposiciones en el presupuesto que se utilizarían para apoyar sus acciones ejecutivas.

El Presidente ha dicho audaz y valientemente que vetará cualquier proyecto de ley que financie a este departamento sin proveer fondos necesarios para programas como la acción diferida.

En el 2012, cuando el presidente Obama ganó la reelección, los republicanos se apresuraron a señalar que el voto Latino fue un factor clave en su derrota.

Promesa incumplida

Ellos prometieron adaptar el mensaje de su partido para atraer a los votantes Latinos. Sin embargo, los funcionarios electos y los jueces republicanos han apoyado a menudo posiciones que expresamente están dirigidas a arrestar y deportar a las familias Latinas.

El día en que millones de inmigrantes puedan solicitar la acción diferida del Presidente – y vivir sin el temor de ser deportados y trabajar legalmente para alimentar a sus familias – se acerca.

Nosotros esperamos ese día y estamos listos a ayudar a nuestra comunidad inmigrante pueda obtener el sueño americano