El mundo se sacude con Rousey

La campeona de peso gallo retuvo su título ante Cat Zingano imponiendo un récord con la victoria más rápida en peleas de campeonato
El mundo se sacude con Rousey
Rousey festeja tras culminar su victoria sobre Zingano a los 14 segundos del primer round el sábado por la noche en el Staples Center de Los Ángeles.
Foto: Getty Images

No hubo golpes conectados ni sorpresas en la pelea estelar del UFC 184 la noche del sábado, sólo otra impresionante e histórica demostración de Ronda Rousey, que dejó a los más de 17 mil fanáticos en el Staples Center de Los Ángeles con la boca abierta, tras lograr dominar en un parpadeo a la que se suponía era la rival más difícil de su carrera.

A “Rowdy” le bastaron 14 segundos para lograr la sumisión de Cat Zingano, luego de que esta última cometiera el error de irse a la lona con Rousey, logrando así la victoria más rápida en una pelea de campeonato de UFC, marca que pertenecía a Andrei Arlovski tras noquear a Paul Buentello en 15 segundos en el UFC 55 en 2005.

“Una de las posibilidades que pensé es que ella viniera sobre mí desde el arranque. No lo planeé exactamente como pasó, pero estaba esperando que eso podía pasar”, explicó Ronda, que reveló que la secuencia de movimientos con los que rindió a Zingano no es algo practicado, sino que se dio en el momento en la pelea.

Con el mundo de ‘Rowdy-llas’

La mujer más ruda del mundo como nunca la has visto (fotos y video)

Zingano (9-1), a la que muchos expertos consideraban el reto más duro en la carrera de Rousey (11-0), corrió por el octágono, tiró un rodillazo y se fue encima de Rousey, que de manera ágil giró y logró zafarse de la embestida de Zingano, para atrapar su brazo derecho entre sus piernas y palanquear, logrando la rápida sumisión de la retadora.

“Me atrapó. Estaba preparada para hacer un millón de cosas diferentes. Planeé una pelea con los puños, no terminar en 15 segundos… no sé qué decir. Me atrapó. Soy mejor peleadora que eso”, dijo Zingano, que pidió una revancha.

Tras la pelea, Dana White comparó a Ronda con el ex campeón de peso completo Mike Tyson, que en sus mejores tiempos era una máquina destructora que terminaba con sus rivales de manera rápida y espectacular.

“Ella es sin duda la versión femenina de (Tyson)”, dijo White durante la conferencia de prensa tras la pelea. “No sé qué voy a hacer con esta mujer”.

Y el problema para White no es nada simple, ya que las opciones de rivales para Rousey se limitan a un par, además de la posible revancha que pidió Zingano al terminar la pelea.

Holly Holms (8-0), que peleó y ganó una decisión dividida en la antesala del combate estelar ante Raquel Pennington, pinta como la principal retadora al título en posesión de Rousey, que ha expresado su agrado por una pelea ante la también invicta oriunda de Albuquerque.

Otra opción que empieza a cocinarse y que ha cobrado fuerza en los medios, es la pelea contra la brasileña Cris “Cyborg” Justino (13-1) la campeona de las 145 libras de Invicta FC, quien tendría que bajar a las 135 libras, como advirtieron White y Rousey , para tener una oportunidad ante la campeona invicta.