Ring de celulares en escuelas hace feliz a muchos padres

Desde hoy los estudiantes podrán llevar sus teléfonos a los planteles de NYC

Ring de celulares en escuelas hace feliz a muchos padres
La medida beneficiará a 1.1 millones de estudiantes.
Foto: Getty Images

Nueva York — A partir de hoy los estudiantes de las escuelas públicas de la Gran Manzana podrán llevar sus teléfonos celulares a los planteles sin correr el riesgo de que les sean confiscados, gracias a la eliminación de una prohibición que les impedía cagar sus aparatos.

Las autoridades de la Ciudad indicaron que serán ahora los directivos de cada escuela, en conjunto con los maestros y padres, los que desarrollarán sus propias políticas para restringir el uso de los teléfonos durante las horas de clases.

Y aunque ahora los estudiantes ya no tendrán que esconder sus teléfonos ni mucho menos pagar para que se los guarden mientras están en los salones, si se tomarán medida para establecer cuándo los aparatos podrán ser utilizados.

“Es un alivio el tener la seguridad que podré comunicarme con mi hijo en caso de una emergencia”, dijo María Delgado, madre de un adolescente de 14 años que acude a una secundaria en el Alto Manhattan.

Lee también:

Proponen más diálogo y menos represión en escuelas de NYC

Cambiará forma de castigar a alumnos en escuelas públicas

Reformarán 94 escuelas con problemas académicos en NYC

Padres satisfechos con medida sobre celulares en las escuelas

El pasado mes la canciller de Educación Carmen Fariña junto al alcalde Bill de Blasio hicieron el anuncio de la eliminación de la prohibición, que fue impuesta por la Administración del exalcalde Michael Bloomberg, algo que beneficiará a 1.1 millones de estudiantes que componen el sistema educativo de la Gran Manzana, considerado el más grande de la nación.

Jefferson Orozco, padre de un estudiante de décimo grado de una escuela en El Bronx, resaltó la importancia de la medida porque “nos permite estar comunicados con nuestros hijos tanto antes como después de clase”.

Hasta el viernes pasado muchos de los alumnos tenían que pagar de entre $1 a $2 diarios para poder dejar los aparatos guardados en camiones dedicados a este negocio que se estacionaban fuera de los planteles, o en bodegas que también prestaban este servicio.