La hora de la verdad para Alex Rodríguez

Reaparece en el campo este miércoles para enfrentar a Filis y admite estar nervioso

La hora de la verdad para Alex Rodríguez
Nervioso pero expectante: ARod vuelve.
Foto: Getty Images

Nueva York.- Nervioso pero feliz. Así se declaró Alex Rodríguez ante su regreso a la competición, cuando los Yankees enfrenten a los Phillies en el segundo juego de los entrenamientos primaverales este miércoles, desde la 1:05 p.m. en el George M. Steinbrenner Field de Tampa, Florida.

“Seguro que estaré un poquito nervioso”, declaró Rodríguez a mlb.com. “No he estado frente a nuestros aficionados por largo tiempo. Estoy emocionado por ello, aunque tengo algunos retos por delante”.

Rodríguez, que viene de cumplir la suspensión de 162 juegos por uso de esteroides, no estuvo en el empate 5-5 de ayer en la casa de los Phillies, en Clearwater, Florida. Pero estará como bateador designado, rol en el que se espera verlo la mayor parte de la campaña.

Aunque A-Rod ha venido trabajando tanto en tercera como en primera base, el manager Joe Girardi dijo que no sabe cuándo el infielder de 39 años podría jugar en una de las esquinas.

Eso no le preocupa a Rodríguez. “Cuando Joe diga que es tiempo, voy a decirle que estoy listo”, dijo el antesalista, quien aún tiene tres años más en su contrato.

El lanzador dominicano Luis Severino, de 21 años, considerado el máximo prospecto de los Yankees, impresionó ayer al ingresar en el tercer acto con hombres en primera y segunda y Ryan Howard al bate, aunque éste le conectó en el octavo envío. En 1 y 1/3 de innings, el quisqueyano toleró cuatro hits y dos carreras, ponchó a dos bateadores.

Aaron Judge, otro novato, salvó la tarde a los Yankees, que perdían 5-2 con dos outs en la novena, al conectar jonrón a Mario Hollands con dos hombres a bordo para nivelar la pizarra. El daño pudo ser mayor, luego que el también novato Greg Bird se anclara con doblete, pero Rob Refsnyder se ponchó para acabar con la amenaza.

Los Yankees conectaron 13 hits, aunque ninguno de Jacoby Ellsbury y Brett Gardner, considerados por Girardi para ser el primer bate.