Concejal quiere promover hostales en Nueva York

Quieren legalizar esta clase de hospedajes para turistas
Sigue a El Diario NY en Facebook
Concejal quiere promover hostales en Nueva York
Los hostales, como el Chelsea International Hostel, son una alternativa barata para quienes tienen bajo presupuesto.
Foto: Gerardo Romo

Un proyecto de ley que apunta a reabrir los hostales en la ciudad fue presentado ayer en el Concejo municipal.

El edil Mark Weprin, autor del proyecto, quiere legalizar esta clase de hospedajes para turistas. El proyecto abarca establecimientos con hasta 8 habitaciones cada uno, que puedan rentarse a partir de $30 la noche.

“Los hostales son alternativas muy populares en todo el mundo, especialmente entre jóvenes que no tienen dinero para ir a hoteles tradicionales”, dijo Weprin en las escalinatas de City Hall. “Necesitamos lugares así para personas de bajo presupuesto”.

Una ley estatal de 2010, promulgada durante la gobernación de David Paterson, prohibió rentar apartamentos y viviendas privadas por un período inferior a 30 días.

A raíz de esta medida, alrededor de un centenar de hostales debieron cerrar sus puertas. Actualmente, se estima que están operando menos de una docena de estos establecimentos en toda la Ciudad.

Diversos estudios elaborados por organizaciones del sector estiman que el cierre masivo de los hostales representó para la ciudad una pérdida de varios miles de turistas y al menos $280 millones por impuestos no recaudados.

“Los dueños de hostales que representamos están ansiosos por invertir en Nueva York, pero antes de que puedan hacerlo necesitan entender con claridad este proyecto de ley”, dijo Feargal Mooney, presidente de Hostelworld, una de dichas organizaciones.

La ley del 2010 es también la que el Fiscal general del Estado, Eric Schneiderman, ha invocado para atacar la práctica de Airbnb, la compañía de rentas de apartamentos para turistas de mayor crecimiento en los últimos años.

El año pasado el Fiscal General Eric Schneiderman publicó un reporte en el que mostró que había irregularidades en el 75% de los negocios de Airbnb. El reporte mostró además que agentes comerciales manejaban más de un tercio de las unidades.

Un vocero de Airbnb se defendió diciendo que el alquiler de sus viviendas mediante este sistema beneficia a miles de neoyorquinos, que encuentran así una fuente de ingresos novedosa.

Joaquín Botero colaboró en esta nota.