Padres y maestros de 100 escuelas públicas contra políticas de Cuomo

Manifestantes alegan que mandatario quiere privatizar la enseñanza
Padres y maestros de 100 escuelas públicas contra políticas de Cuomo
Una de las quejas de los que protestaban eran los exámenes estandarizados.
Foto: Mariela Lombard / EDLP

@Zaira_Reporter
NUEVA YORK – Los padres y maestros de escuelas públicas se tomaron las calles de la Gran Manzana ayer, para expresar una vez más su rechazo a las propuestas que en materia de educación hizo el gobernador Andrew Cuomo, la cuales fueron calificadas como una artimaña del mandatario para privatizar la enseñanza.

En unas 100 escuelas públicas en los cinco condados, se realizaron protestas de entre 10 y 20 minutos para dejar en claro su posición respecto a los planes de Cuomo. “No más política, no más chantaje”, gritó Suleyka Álvarez (31), madre de un chico de cuarto grado de la escuela P.S. 152. “Queremos los fondos que Cuomo le debe a nuestra comunidad y a nuestras escuelas”.

En enero, el gobernador planteó cambios en educación que de inmediato dieron paso a una fuerte controversia y la oposición en el gremio de educadores. Parte de la reforma es implementar un sistema de evaluación más exigente para los docentes y elevar el límite de las escuelas charter.

Padres y profesores argumentan que Cuomo está empujando su agenda a expensas de la educación como un derecho constitucional, y, en respuesta, este jueves, unieron sus manos en una cadena humana que cercó los edificios escolares como un símbolo de su descontento.

Más de la mitad de las escuelas que participaron de la protesta se concentran en los 10 distritos de más alto rendimiento de la ciudad, dijeron organizadores. La actividad se realizó antes o después de las horas de clase, como un “ejemplo” a las charter que cerraron sus puertas para acudir a Albany, la semana pasada, y llevar a cabo un gran rally.

“Nosotros queremos educación, no política”, dijo Yulemny Colombo, presidenta de la Asociación de Padres de la P.S. 152, en Inwood. “Es injusto que nos quiten espacios para las charter cuando enfrentáramos sobrepoblación y una tremenda falta de recursos”.

Colombo dijo que las escuelas públicas están acogiendo a los niños de minorías que no hablan inglés, a diferencia de las charter, que los excluyen si no cumplen con los estándares exigidos.

Controversial evaluación

En febrero, el Departamento de Educación del Estado (NYSED) divulgó los resultados de la evolución de los profesores del periodo 2013-2014. El 42% de los profesores a nivel estatal fueron calificados como altamente efectivos, el 54% como efectivos, mientras que el 4% como ‘en desarrollo’ y el 1% como inefectivos. Para ver los resultados puede visitar http://data.nysed.gov

Las cifras parecen alentadoras, pero la Junta de Regentes del Estado cuestionó los resultados, argumentando que impera una marcada disparidad entre el pobre desempeño de los estudiantes y las altas calificaciones de los docentes. De 2013 a 2014, la tasa de graduación sólo creció en 2.4%, y sólo el 30% de los estudiantes se graduaron.

“No dirijo el NYSED para hacer estos cambios, pero tengo el poder durante el proceso presupuestario”, sentenció Cuomo en declaraciones a la prensa. “Si quieren más fondos, entonces tienen que solucionar estos problemas”. El año fiscal comienza el primero de abril.

El sistema de evaluación de Cuomo propone que, para que un maestro sea calificado como “eficaz”, debe ser comparable el crecimiento del estudiante. Los distritos establecerían una rigurosa medida para demostrar cómo los alumnos de un específico profesor mejoraron durante un año académico.

Pero la profesora con 15 años de experiencia, Yamilet López, un examen estándar (common core) no determina el avance de un estudiante en un año.

“No todos los chicos aprenden al mismo ritmo”, expresó. “No podemos enfocar todos nuestros esfuerzos para aprobar un examen de tres días”.

López dijo que otros aspectos deben ser considerados a lo largo del año para obtener un resultado más realista del aprendizaje de un alumno.

“Este examen genera una gran ansiedad y estrés para nuestros hijos. No toleraremos la poca sensibilidad de las autoridades estatales”, indicó por su parte María Gómez, una madre de un niño de segundo grado.

Cuomo se defiende

El gobernador dijo que, “no se trata de proteger a los maestros que están fallando en la enseñanza. Se trata de ayudar a los estudiantes” y agregó que, “el Sindicato de Maestros no está contento conmigo… lo siento. Estoy aquí para hacer lo mejor para la educación y para los estudiantes”.

Cuomo indicó que muchos lo acusan de ser “extremadamente generoso” al dar tres años a los maestros para mejorar. “Un profesor que es ineficaz, un mal maestro entre comillas, que ha fallando la evaluación durante tres años debe ser retirado de las aulas”, dijo.

En este contexto, Michael Mulgrew, presidente del Sindicato de Maestros (UFT), dijo que el gobernador “está faltando a la obligación constitucional del estado de financiar las escuelas públicas al negarles fondos necesarios y urgentes”, y lo acusó de promover una desigualdad financiera al proveerles más recursos a las chárter.

Frank Sobrino, portavoz de la oficina de Cuomo, indicó que el gobernador no está recortando fondos en educación.

Sobrino agregó que “las charter son una alternativa para los padres que no pueden pagar una escuela privada y que, generación tras generación, encaran los resultados fallidos de sus escuelas públicas”. Destacó, además, que una larga lista de funcionarios electos respaldan la propuesta de elevar el límite de las charter.

LEE TAMBIÉN:

Alrededor de la web