15 rincones que no debes olvidar durante tu ‘spring cleaning’

Esos lugares de la casa que casi siempre nos olvidamos de limpiar, pero que merecen nuestra atención
15 rincones que no debes olvidar durante tu ‘spring cleaning’
No olvides estos lugares para tu limpieza de primavera.
Foto: iStock

@ClaudiaFresh

Al fin podemos darle la bienvenida a la primavera después de un rudo (rudísimo) invierno. La primavera marca el inicio de un nuevo ciclo, propicio para que las cosas positivas crezcan y den frutos.

Por eso la limpieza de primavera es tan popular, pues consciente o inconscientemente, preparamos nuestros espacios para que la energía de la nueva estación también se instaure en nuestra casa.

Si tienes la buena costumbre de realizar una limpieza profunda, estos son los rincones que solemos olvidar, pero que son sumamente importantes. Toma nota:

1. La parte alta de clósets y alacenas. No olvides quitar todo lo que guardas ahí para sacudir el polvo de las repisas y los objetos. Hazlo antes de comenzar a limpiar los pisos o las alfombras.

2. Los marcos de las ventanas, por dentro y por fuera. Casi todas nos preocupamos por los vidrios, pero olvidamos los marcos. Basta con observar las esquinas de cualquier ventana de casa: el polvo acumulado es un indicador de las muchas veces que los hemos olvidado.

3. Los apagadores e interruptores de luz. Muy probablemente, lo primero que tocas al entrar a casa es el interruptor de luz. ¿Te imaginas cuántos gérmenes puede haber ahí? Límpialos con un paño humedecido con alcohol para desinfectar al mismo tiempo. Ojo con los interruptores: si quieres limpiarlos a fondo es mejor cortar la energía eléctrica de la casa por unos minutos.

4. Las hojas de las plantas. Las regamos pero solemos olvidar sus hojas. Una planta con hojas llenas de polvo no podrá aprovechar completamente la luz del sol que necesita para crecer. Evita los productos químicos que hay en el mercado y mejor usa un paño de algodón humedecido en agua tibia; procede con mucho cuidado. Las hojas aterciopeladas puedes limpiarlas con un pincel suave.

5. El garaje. A veces nos concentramos tanto en el interior de la casa que olvidamos este espacio donde usualmente guardamos cosas que no usamos. Organízate para dedicar un día completo a limpiar todo lo que se encuentra en el garaje y deshacerte de todo lo que no hayas usado en un año o más.

6. Los techos. Puedes usar la aspiradora para eliminar el polvo acumulado en ellos, porque no sólo los pisos se ensucian. También puedes cubrir una escoba limpia con un paño para cepillarlos.

7. Las puertas y sus picaportes. Éstas son superficies que tocamos muy a menudo en casa, por lo que acumulan bacterias y suciedad. Un paño humedecido con agua será suficiente para cualquier tipo de material; para los picaportes, agrega alcohol.

8. Lámparas y focos. Especialmente en el caso de las bombillas, debes evitar humedecerlas demasiado. Si es posible, sólo sacude el polvo. En cuanto a las lámparas, lo mejor es desmontarlas y lavarlas con agua y jabón. Aprovecha para limpiar a conciencia los ventiladores de techo, si tienes.

9. Paños de cocina. Saca todos los paños que uses para la cocina y ponlos a hervir por unos 10 minutos. Después puedes dejarlos remojar en una solución de agua con vinagre y una pizca de bicarbonato.

10. Las bibliotecas. Puede ser una tarea un tanto tediosa, pero sacudir cada libro que tengas en estantes, repisas y muebles evitará la acumulación de polvo y alérgenos en casa.

11. Controles remotos. Especialmente si tú o tu familia gustan de mirar la televisión mientras disfrutan algunos snacks, es importante que limpies con un paño húmedo en agua y vinagre cada botón de los controles y los espacios entre ellos. Obvio, hazlo cuando los aparatos estén apagados y desconectados.

12. El botiquín y los enseres del baño. Limpia con agua y jabón el botiquín, por dentro y por fuera, y aprovecha para sacudir las medicinas que guardas en él. Haz lo mismo con los productos de baño que almacenas: botellas de champú, crema, jabones, lociones, etcétera.

13. Los zapateros y los zapatos. Sacude o barre bien los espacios donde almacenas zapatos, por dentro y por fuera. Sacude cada par de zapatos y aparta los que requieran una limpieza profesional o alguna reparación. Es también una buena oportunidad para guardar los zapatos de invierno y dejar más a la mano las sandalias y los modelos que te servirán para el calor.

14. Aparatos electrodomésticos. Desde la licuadora hasta la aspiradora, vale la pena limpiarlos bien con un trapo húmedo y jabón si lo necesitan. Retirar los restos de suciedad o comida de los electrodomésticos alargará su vida útil.

15. Los cuadros. Descuelga los cuadros de las paredes para sacudir el polvo de marcos y vidrios. Si es necesario, profundiza la limpieza con un paño húmedo. Haz lo mismo con los marcos de fotografías.