Jodi Arias inicia su nueva vida en prisión

La hispana pasará alrededor de 23 horas del día dentro de su celda, en la cárcel de Perryville, en Goodyear, Arizona

Tucson.-  Jodi Arias inició el martes su nueva vida en una cárcel de máxima seguridad en Arizona después de que una jueza la condenase a cadena perpetua por el asesinato de su novio, Travis Alexander.

Arias se encuentra ya dentro de la cárcel de Perryville, en Goodyear, Arizona, al oeste de la ciudad de Phoenix, una cárcel donde se encuentran encarceladas dos mujeres sentenciadas a la pena de muerte en este estado.

La hispana pasará alrededor de 23 horas del día dentro de su celda, que mide aproximadamente 8 pies de largo por 12 pies de alto, detallaron representantes del Departamento de Correccionales de Arizona.

Agregaron que el lugar, donde recibirá diariamente sus comidas, tiene una cama, un lavamanos y una taza de baño y no tendrá más espacio disponible.

Además, Jodi Arias tendrá derecho a seis horas semanales de actividad recreacional, la cual se lleva a cabo en el patio rodeado de rejas similar a una jaula gigante.

Las altas temperaturas del desierto de Arizona, especialmente durante el verano hacen que esta cárcel sea un lugar sumamente incómodo ya que no cuenta con aire acondicionado sino solamente dispone de un sistema de enfriado por evaporación (swan cooler).

Al principio, la lista de visitas para Arias será limitada y solo podrá tener unas cuantas horas de visita a la semana, donde no puede existir ningún tipo de contacto físico con ella.

A medida que tenga un buen comportamiento dentro de la cárcel, podrán aumentar las horas de visita que le son permitidas.

En cuanto a las personas que deseen visitarla deberán pasar primero por una revisión de antecedentes penales y someterse a una inspección antes de entrar al lugar.

Arias fue declarada culpable en el 2013 del asesinato en primer grado de su novio Travis Alexander en 2008 en su apartamento en Mesa, Arizona. Alexander sufrió 29 puñaladas, su cuello fue prácticamente cercenado y recibió un disparo.

Arias se salvó de la pena de muerte después de que dos diferentes jurados no pudieran llegar a una decisión unánime sobre el castigo que se merecía.

Tras siete años después de la muerte de Alexander, Arias fue sentenciada el lunes a vida en prisión sin posibilidad de salir bajo palabra. Sus abogados aseguraron que apelarán el caso.

La cárcel de Perryville, donde se encuentra Arias, acaparó la atención nacional en el 2009 cuando se encontró el cuerpo sin vida de la rea Marcia Power, de 48 años de edad.

De acuerdo a los récords médicos, la mujer murió debido a que quedó expuesta a las temperaturas de 107 grados Fahrenheit por más de cuatro horas sin que nadie la socorriera dentro de un área de castigo.