¿Facebook es para los pobres?

Las redes sociales parecen ser para todos, pero hasta en el mundo virtual hay división de clases

Ciudad de México – No hace muchos años, la gran noticia dentro del mundo virtual era que una gran cantidad de cibernautas adolescentes comenzaban a abandonar Facebook dejando atrás la red social más famosa del mundo por alternativas más elegantes y joviales a las que podían acceder mediante dispositivos móviles. Muchos temían por Facebook y vieron en esta ocasión como se desmoronaba el gigante creado por Mark Zuckerberg.

En la última década han surgido infinidad de comunidades virtuales impulsadas por redes sociales en las que se agrupan todo tipo de personas. No obstante, ésta variedad ha propiciado la división de los usuarios quienes se refugian en tal o cual aplicación de acuerdo a sus intereses y percepción económica

Un nuevo estudio del Centro de Investigación Pew hace énfasis en este último aspecto y, de paso, ayudar a derribar la falsa impresión de debilidad que muchos tratan de señalar cada vez que hay un éxito numeroso de usuarios. Así, Facebook sigue siendo la red social dominante en muchos países, pero el estudio proporciona también una gran cantidad de matices sobre quién usa determinadas redes sociales y la frecuencia con la que las utilizan.

En otros aspectos, también se confirmaron hechos que pueden intuirse y resultan hasta obvios, como el hecho de que los adolescentes usan internet todo el tiempo. Esto quiere decir que alrededor de un nueve de cada 10 adolescentes están en línea todos los días, con 24 por ciento de ellos que admiten que están en línea “casi constantemente” y sólo el dos por ciento declaran que se conectan con la poco creíble frecuencia de una vez por semana, publicó New York Magazine.

Actualmente, gran parte de que el uso de internet se facilita gracias a los teléfonos celulares inteligentes, los cuales tres cuartas partes de los adolescentes tienen o (por lo menos) tienen acceso a ellos.

Por otra parte, en lo referente a comunidades en Estados Unidos (donde se realizó el estudio), el 81 por ciento de los adolescentes afroamericanos aceptaron estar en línea con más frecuencia que sus pares blancos e hispanos.

Una vez conectados, los adolescentes declararon ser más propensos a iniciar sesión en Facebook. También, otra obviedad. Pero no sólo eso.

Este sector poblacional está diversificando su uso de las redes sociales, con siete de cada 10 de ellos diciendo que utilizan más de un sitio en cada sesión. Así mismo, seis de cada 10 adolescentes dijeron que con mayor frecuencia utilizan una plataforma distinta de Facebook, como Instagram, Twitter, Snapchat, Tumblr o Vine.

“Facebook sigue siendo una fuerza dominante en los ecosistemas de medios sociales de los adolescentes”, concluye el estudio. Sin embargo, no es la fuerza dominante que era hace cinco o cuatro años.

Cierto, los jóvenes de entre 12 y 18 años son los usuarios más numerosos en Facebook, pero hay cierta desigualdad que puede detectarse. De hecho, existen diferencias muy marcadas en el uso de redes sociales dependiendo de los ingresos. Así, más de la mitad de los adolescentes pobres utilizan Facebook como red social primaria; algo que sólo el 31 por ciento de los adolescentes de altos ingresos hacen. En este caso, Pew afirma que es mucho más probable que los niños ricos sean usuarios de Instagram o grandes usuarios de Snapchat o Twitter.

México no se queda atrás en cuanto a nivel de penetración de redes sociales y los cibernautas nacionales son usuarios activos en una amplia gama de este tipo de comunidades virtuales. En mayo del año pasado, el director de Facebook a nivel nacional, Jorge Ruiz Escamilla, dio a conocer que en el país hay 51 millones de perfiles activos en esta red social de Facebook, lo que convierte al país en el quinto mercado más importante para la compañía digital.

Sin embargo, al igual que en EU, se perciben ciertas diferencias de ingresos en los usuarios de las distintas redes, aunque estas distinciones son mucho más visibles. Así lo hicieron notar medios internacionales como Houston Chronicle y el británico Daily Mail, quienes señalaron a los “mirreyes” mexicanos de Instagram y el “peculiar” estilo de vida que exponen en la red de photo sharing.

Como en toda red social, la “corrección” del contenido depende principalmente de las políticas de uso, por lo demás se trata de una cuestión simple de gusto personal. Sin embargo, en el caso de México, cuando se ve el comportamiento de los “niños ricos de Instagram” desde una perspectiva más amplia, una importante cuestión queda en evidencia.

De acuerdo con el Houston Chronicle, los “mirreyes” (descritos como los nuevos niños mimados de la realeza de México que “simplemente no se preocupan por nadie más que por ellos mismos”) se gastan “fácilmente” 15 mil pesos en una sola noche de juerga. Sin embargo, el problema es que el ingreso promedio de los hogares mexicanos ni siquiera rebasa esta cantidad.

En concreto: el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) dio a conocer en su última medición, que entre 2008 y 2012 la cifra de pobres aumentó en 3.8 millones en el país, elevándose de 49.5 a 53.3 millones. Esto es un 45 por ciento de la población total.

De acuerdo con el diario texano, “el futuro no pinta bien si estas personas llegan al poder. Y lo harán”. Mientras tanto, el mexicano promedio pasa poco más de seis horas navegando en redes sociales y cerca de 95 por ciento de ese tiempo es ocupado en Facebook. Los “mirreyes”, por su parte, tienen a Instagram para seguir presumiendo. Después de todo, la política de contenido de esta red no tiene nada en contra de los paseos en helicóptero y las botellas de champaña.