Siete pasos para un cuidado sostenible del césped

Es buen momento de consentir nuestro jardín

Guía de Regalos

Siete pasos para un cuidado sostenible del césped
Un cesped sano hará lucir un jardín bello.


Para que tu jardín luzca perfecto en estos días soleados, sigue estas recomendaciones:

Déjalo crecer

Un césped al ras del suelo es un césped débil, con raíces poco profundas; deja que el pasto crezca hasta aproximadamente 4½ pulgadas antes de cortarlo a aproximadamente 3 pulgadas.

Usa mantillo sobre los recortes

Devolverán los nutrientes al suelo, lo cual podría reducir sus necesidades de fertilizante entre un 25 y 40%, indica Van Cline, Ph.D., agrónomo sénior en Toro.

Riega con menos frecuencia

Un césped bien asentado solo necesita alrededor de 1 pulgada de agua por semana, incluida el agua de lluvia (usa una lata de atún vacía para llevar un registro). En lugar de un sorbo al día, dale al césped una buena cantidad de agua una vez a la semana aproximadamente.

Dale aire

Un suelo altamente compacto le impide al césped recibir el oxígeno que necesita. Airear el césped con un aireador ayudará a que el suelo respire. El otoño es la estación ideal para este proyecto debido a que la aireación en primavera puede elevar las semillas de hierbas y maleza.

Aprovecha determinados tipos de maleza

El trébol toma el nitrógeno del aire y lo transmite al suelo. Con sus raíces primarias profundas, los dientes de león pueden proporcionar aireación natural. Córtalos como lo haces con el pasto.

Haz un análisis de suelos

Esto te dirá qué nutrientes faltan. Aplicar cal puede controlar la acidez y reducir las necesidades de fertilizante. Aunque hay kits disponibles para hacerlo uno mismo, tu centro de extensión de cooperativa local te hará un análisis de suelo más preciso.

Busca plantas para cubrir el suelo de bajo mantenimiento

“La ciperácea es una planta similar al pasto que está recibiendo más atención”, señala Pam Penick, autor de “Lawn Gone!” (¡Adiós al césped! de Ten Speed Press, 2013). Puede soportar tráfico peatonal ligero en ocasiones. Para áreas de mayor tráfico, ella prefiere No Mow Lawn Seed Mix de Prairie Nursery, una mezcla de festucas finas adecuada para climas más frescos. En regiones áridas y de calor, considera Habiturf, una mezcla de pastos cortos de pradera.

3 ejemplos inteligentes

Un patio saludable y bien balanceado debe tener cerca de un 40% de césped, con el resto cubierto de árboles, hortalizas y accesorios sólidos. A continuación encontrarás 3 tratamientos de jardín para considerar, adaptables a cualquier zona en que vivas.

Hortaliza del patio a la mesa. Requiere algo de esfuerzo y riego, pero un jardín con productos comestibles califica como sostenible al proporcionar alimentos para tu familia. “Comenzamos a ver un aumento en la jardinería de alimentos en 2009, luego de la recesión, y sigue siendo popular en la actualidad”, dice Bruce Butterfield, director de investigación de mercado en la Asociación Nacional de Jardinería (National Gardening Association).

Un suelo rico en nutrientes es clave, así que vale la pena invertir en almácigos elevados o seguir la ruta de jardines en maceta (una opción de bajo compromiso para los principiantes). También es necesaria la iluminación solar total, así que escoge una sección expuesta del jardín. Además, considera el riego por goteo, disponible en kits para hacerlo uno mismo en la mayoría de las tiendas para el hogar, ya que colocará el agua directamente en los sistemas de raíces.

En cuanto a qué cultivar, deja que tu paladar te guíe. “Si te gustan las fresas, plántalas”, dice Butterfield. “O puedes cultivar una barra de ensaladas plantando tomates, pepinos y verduras”. Para obtener sugerencias adicionales, visita el sitio web GrowVeg.com.

Costo promedio: $50 por una parcela de 75 pies cuadrados.

El jardín que ama la vida silvestre. La mariposa monarca, que en 2014 registró su conteo más bajo, está desapareciendo. Las abejas también están muriendo en enjambres. Plantar algodoncillo nativo y madreselva les brindará néctar y polen a estos y otros polinizadores. O considera el “birdscaping” (paisajismo para las aves), añadiendo plantas de moras nutritivas o árboles espinosos que ofrecen una cubierta protectora para los nidos.

“Si solo puedes contar 5 especies de plantas, incluido el césped, tienes un paisaje muy homogeneizado”, dice Damon Waitt, director sénior y botánico de Lady Bird Johnson Wildflower Center en Texas. “Es recomendable tener 5 veces esa cantidad”. El sitio web del centro (wildflower.org) cuenta con una base de datos de más de 8,000 plantas que se pueden buscar por región, tamaño y requisitos de sol. También puedes buscar plantas que las abejas y mariposas aman, pero no los venados ni otras plagas.

Costo promedio: $50 a $150 por un una parcela de 75 pies cuadrados al usar plantas; $10 si se comienza con semillas.

El jardín con uso inteligente de agua. Dado que la mitad de Estados Unidos pasa por condiciones anormales de sequía, el paisajismo con uso inteligente de agua está pasando de ser una opción a una necesidad. Pero no se trata únicamente de cactus y concreto. “Un jardín responsable que necesita menos agua puede tener el mismo atractivo que un jardín tradicional”, señala Bob Brackman, director ejecutivo de San Antonio Botanical Garden. Usa especies nativas que se adaptan a las condiciones locales de lluvia. Una capa de mantillo ayudará a retener la humedad y desacelerar el crecimiento de maleza.

Para los patios o sendas, materiales permeables como grava o granito triturado evitarán que corra el agua cuando llueva. Usa un barril de lluvia u otro sistema de captación para recopilar agua del techo o de la unidad de aire acondicionado de tu casa. Asegúrate de que tu sistema de riego en suelo está equipado con un sensor de suelo de modo que el patio reciba agua únicamente cuando la necesite. En la sección WaterSense del sitio web de la Agencia de Protección Ambiental (Environmental Protection Agency, EPA) (epa.gov) hay consejos adicionales.

Costo promedio: $9 a $12 por pie cuadrado, incluidas las plantas, materiales y riego de alta eficiencia.

Probablemente estás usando demasiado fertilizante. La mayoría de los céspedes necesitan algún tipo de nutrición adicional. Pero los programas de 4 y 5 pasos comercializados por los fabricantes son excesivos, además pueden liberar productos químicos agresivos en el ecosistema. Una sola aplicación en el otoño es con frecuencia suficiente, particularmente si sigues nuestros otros consejos de cuidado del césped. Siempre lee las instrucciones en la etiqueta y mantén los fertilizantes lejos de las aceras y otras áreas donde se pueden arrastrar hasta los sistemas de drenaje.

Bueno: fertilizantes de liberación lenta. Estos contienen nitrógeno y otras sustancias químicas, pero están en forma insoluble en agua, de modo que tienen menor probabilidad que los fertilizantes de liberación rápida de pasar al suelo y eventualmente a los acueductos. Además, no dañarán el pasto como los productos de liberación rápida si usas demasiado. Usar el tipo recomendado de esparcidora de goteo garantizará una dispersión uniforme.

Mejor: fertilizantes orgánicos. Derivados de fuentes vegetales, animales y minerales, los fertilizantes orgánicos se descomponen por microorganismos en el suelo. Si tienes mascotas, evita aquellos que contienen hueso, sangre y harina de pescado ya que intentarán comerlos, y esto puede provocarles vómito y diarrea. El sitio web del Instituto de Revisión de Materiales Orgánicos (Organic Materials Review Institute) (omri.org) tiene una lista de los productos que cumplen estrictos estándares.

Óptimo: abono vegetal. Aplicar alrededor de un cuarto de pulgada de abono vegetal de cobertura un par de veces al año añadirá materia orgánica saludable al suelo y reducirá o incluso eliminará la necesidad de fertilizantes.

Usar abono vegetal justo después de que hayas aireado el suelo ayudará a mezclar la materia orgánica en el suelo. Un contenedor de abono vegetal para el patio trasero es el enfoque económico más efectivo, o puedes comprar abono vegetal en la tienda de jardinería local.