La salud mental de los niños inmigrantes

La pobreza y discriminación pueden sumarse a los factores que provocan que muchas familias inmigrantes colapsen bajo la enorme presión
La salud mental de los niños inmigrantes
Chirlane McCray
Foto: Suministrada / Alcaldía de NY

Ser padre o madre no es fácil para nadie, pero puede ser particularmente difícil para los inmigrantes, con los problemas de navegar un sistema escolar nuevo y a menudo confuso, la adaptación a las costumbres y expectativas en un nuevo país, y la necesidad crucial de desarrollar una relación de amor y apoyo con hijos que crecen en un mundo distinto al de uno.
La pobreza y discriminación pueden sumarse a los factores que provocan que muchas familias inmigrantes colapsen bajo la enorme presión. A veces los niños, por la necesidad de integrarse en sus grupos sociales, muestran rebeldía vistiendo ropa chocante, oyendo música que nos parece extraña y rompiendo las reglas establecidas, con enfrentamientos terribles en los que todos terminamos perdiendo.
Trágicamente, estas presiones están teniendo un efecto devastador en los niños hispanos. En un informe publicado recientemente, Citizens’ Committee for Children asegura que los latinos en Nueva York están recurriendo más al sistema público de salud mental que otros grupos étnicos. Estos datos reafirman la alarmante tendencia nacional que ha hecho del suicidio la tercera causa principal de muertes para los hombres latinos de 15 a 34 años.
Debemos –y podemos— hacer más, y esta Semana de la Herencia Inmigrante es el momento perfecto para que todos nos comprometamos personalmente a ser parte de la solución.
Como Primera Dama de la Ciudad, me enorgullece encabezar la gestión de la administración De Blasio para crear un sistema que atienda las necesidades únicas de la comunidad inmigrante. Estamos trabajando para que la gente halle los servicios que necesita más fácilmente, y apoyaremos a las personas y programas que trabajan en curar las condiciones más graves de salud mental. Queremos asegurar que el nuevo sistema cuente con un equipo de profesionales expertos que tengan la sensibilidad cultural necesaria para servir mejor a sus clientes.
Sin embargo, la eficacia de este nuevo sistema depende de que la gente deje a un lado sus temores de pedir ayuda, y es ahí donde ustedes, los padres, son imprescindibles. Queremos que ustedes estén atentos a toda señal de problema emocional de sus hijos, ataques de ira inusitados, abandono del cuidado o aseo personal, o la apariencia de que están abrumados.
Todas estas son señales de que su hijo o hija puede tener un problema emocional. Si observa alguna de ellas, hable con su médico o alguien de su confianza.
La depresión y la ansiedad son problemas comunes -en EE.UU., uno de cada 5 adultos padeció un problema de salud mental en 2013- y no hay que avergonzarse de ellos. Buscar ayuda es muestra de fortaleza, no de debilidad.
La grandeza de la Ciudad de Nueva York se sustenta en los sacrificios y el trabajo duro de generaciones de inmigrantes que llegaron con el sueño de poder ofrecer una vida mejor a sus hijos. Trabajemos juntos para proteger la salud mental de los soñadores del mañana.