El Gobierno celebra que Comcast no compre a TWC

El Departamento de Justicia celebró ayer la decisión de Comcast, el mayor operador de televisión de cable del país, de no adquirir a su competidor Time Warner Cable tras las presiones de los reguladores.

El fiscal general, Eric Holder, que será sustituido la próxima semana por Loretta Lynch, dijo en un comunicado que la decisión de Comscast es “la mejor resolución para los consumidores estadounidenses”.

La división de libre competencia del Departamento de Justicia se opuso desde un primer momento a la fusión, valorada en $45,200 millones y que habría supuesto la unión entre las dos operadoras de televisión por cable más importantes del país.

El acuerdo de fusión amistoso alcanzado entre ambas compañías y anunciado en febrero del año pasado fue objeto de un intenso escrutinio por parte de los reguladores, por lo que Comcast ha decidido abandonar la operación.

“Esta es una victoria no solo para el Departamento de Justicia, sino también para los proveedores de contenido y servicios de ‘streaming’ (transmisión de vídeo en banda ancha) que trabajan por aportar productos innovadores a consumidores en EE.UU. y en todo el mundo”, explicó Holder.

De haberse cerrado la adquisición, Comcast habría pasado a controlar alrededor del 30 % del mercado estadounidense de la televisión de pago por suscripción, así como entre el 35 y el 50 % del servicio de internet de banda ancha.

El Departamento de Justicia había expresado a Comcast su temor a que la operación perjudicase la libre competencia en el mercado, mientras que la FCC indicó que estaba evaluando si la adquisición se produciría en favor del interés general.

Adquisiciones

Comcast ya adquirió en 2011 NBCUniversal y, si se hubiese cerrado esta nueva compra, la compañía se habría consolidado también como gigante de internet