Noche triste para los ‘bosteros’ en su santuario

Los fanáticos de Boca Juniors confían que el jueves su equipo se repondrá en la Bombonera y eliminará a los archienemigos de la Libertadores
Noche triste para los ‘bosteros’ en su santuario
Los aficionados xeneizes, grandes y pequeños, durante el partido que ganó River 1-0 a Boca, en la ida de los octavos de final de la Copa Libertadores, disputado el jueves en el Estadio Monumental.
Foto: Nube Urgilés / Nube Urgilés

Como el fútbol no tiene fronteras, tampoco la pasión por un equipo. Y más si se trata del súper clásico argentino.

Para los hinchas xeneizes del área triestatal, el lugar ideal para seguir los juegos de su equipo es el Restaurant Boca Juniors, en Queens.

“Venimos aquí porque es lo más cercano que tenemos a la cancha de Boca en Buenos Aires”, manifestó Ezequiel Choque, quien el jueves vino desde Elizabeth, New Jersey, junto a su hijito Gabriel, de dos años. “Nos la pasamos juntos, entre fanáticos, somos una familia y no importa la distancia”.

Tampoco la edad. Lo que cuenta es vestir una prenda con los colores de Boca, los mismos que usó Walter Coni para decorar el interior y exterior del restaurant que abrió en 2003 en el  81-08 de Queens Boulevard.

“Esta es la pequeña Bombonera”, dijo Jessica Navarro, nacida en Nueva York de padres argentinos.

“Vinimos acá para la Copa Mundial”, acotó su novio, Kevin Bortfeld, quien considera que el ambiente en el restaurant se parece al que se vive en las gradas del estadio Alberto J. Armando, el nombre verdadero del estadio de Boca en Buenos Aires.

Amor eterno

“Yo nací con la sangre de Boca porque mi papá lo vive, lo sufre, lo ama”, dijo Jessica, maestra de kinder, cuyo jugador favorito es Juan Ramón Riquelme. “Uno vive el fútbol, es una pasión, es absolutamente todo”.

Ariel Ojeda contó que es hincha de Boca desde chico. “Siempre aliento a Boca, por los colores azul y oro… Y siempre le queremos ganar a la gallina”, dijo refiriéndose a River. “Boca es Boca. Boca es pueblo”.

Walter Coni coincide. “Para ser de Boca, se tiene que nacer en los barrios”, indicó. “Boca es como el pueblo de nosotros. Boca es amor a la camiseta, Boca es un sentimiento”.

Coni no siempre fue un xeneize. Dijo que de pequeño le “enseñaron” a ser “quemero” porque nació en el barrio de Huracán. Pero todo cambió el día que, junto a un amigo, tomaron un tren que los llevara a la Bombonera. “Nos fuimos a la cancha de Boca y nos gustó… Pienso que no me equivoqué. Boca Juniors es una historia”.

Tras seguir al equipo por el mundo, abre el restaurant en 2003. “En honor al equipo mío, Boca Juniors… La alegría que tengo en mi vida es Boca Juniors”, indica.

Y destaca que que uno de los triunfos inolvidables es cuando Boca le ganó al Real Madrid en Japón. “Nos miraban (como que decían) ¿y éstos qué vienen a hacer acá? Y así calladito, calladito, nos llevamos la Copita”, señaló.

Coni dijo que las camisetas y fotografías de jugadores de Boca, varias autografiadas, las consiguió en los viajes con el equipo por el mundo.
“Yo conocí el mundo gracias a Boca, todavía no conozco todo mi país, no conozco todas las provincias, pero conozco muchos países gracias a Boca”, finalizó.

Fe en el equipo

Aunque el jueves los fieles seguidores de Boca no pudieron celebrar, esperan hacerlo la próxima semana en casa.

“Boca va a ganar el jueves fácilmente y vamos a avanzar”, dijo Bortfeld. “River va a morir en la Bombonera”.

Y los “bosteros” volverán a vibrar, a sufrir en el Restaurant Boca Juniors.