Lorella Praeli, una ‘latina de oro’ en la campaña de Hillary

La activista por la defensa de los indocumentados será clave para atraer el voto joven y de los hispanos

Guía de Regalos

Lorella Praeli, una ‘latina de oro’ en la campaña de Hillary
Lorella Praeli junto a su madre.

Washington, D.C.

Ni el accidente que sufrió de niña en su natal Perú ni el acoso en un colegio en Connecticut o la xenofobia en algunos rincones de EEUU han aplacado a Lorella Praeli en su lucha por los indocumentados. Ahora, será el brazo derecho de la precandidata presidencial demócrata, Hillary Clinton, para captar el voto hispano en voviembre de 2016.

La contratación de la activista, que va a cumplir 27 años en agosto, es una estrategia clave para la campaña de Clinton, quien según la última encuesta del Centro de Investigación Pew, ha perdido un 15% del apoyo entre los jóvenes votantes comparado con el respaldo que tenía en 2007 y un 5% entre los votantes hispanos, aunque aún sigue siendo una candidata fuerte entre estos dos grupos de demócratas.

Con el tema de inmigración siendo el asunto que marca una profunda división entre demócratas y republicanos, Pareli aportará al círculo íntimo de asesores de Clinton su extensa experiencia en defensa de los indocumentados.

Clinton respaldó este mes la creación de una vía para que los 11 millones de indocumentados accedan a la ciudadanía estadounidense. Ninguno de los candidatos republicanos apoya una medida similar.

El republicano Jeb Bush es, de todos los conservadores, el que puede presumir de posturas más cercanas a los intereses hispanos. El exgobernador de Florida ha defendido en el pasado el acceso a la ciudadanía para los sin papeles, pero en los últimos meses ha matizado esta postura y sólo respalda un “estatus legal”, es decir, la residencia legal sin nacionalidad estadounidense.

Cuando en el 2011, Praeli recibió el premio “Latino de Oro” -otorgado por la publicación Identidad Latina de Hartford, Connecticut- la entonces estudiante de Quinnipiac University narró ante una nutrida audiencia los obstáculos que le había tocado vencer en la vida y dedicó a sus padres el galardón por haber sido una permanente motivación.

“A los dos años y medio, yo perdí mi pierna derecha como resultado de un accidente automovilístico. Y desde muy niña, mis padres me enseñaron que la adversidad no nos define, sino cómo respondemos a la adversidad”, dijo Praeli durante su discurso de aceptación. “Y lo mismo fue cuando yo me enteré que mi estatus migratorio no era legal, era indocumentada. Entonces, en vez de permitir que nos definan por lo que la gente dice ser ‘ilegal’, a nivel nacional y estatal empezamos a organizar y cambiamos lo que significa ser una persona indocumentada en este país. Hay mucho que hacer amigos”.

La militancia de Praeli en campañas de presión política, de hecho, fue clave para que, en agosto de 2012, la Administración Obama pusiera en marcha un programa de “acción diferida” (DACA) para jóvenes indocumentados que llegaron de niños a este país.
Praeli, que obtuvo la residencia permanente en octubre de 2012, ha llevado su lucha a favor de los “Dreamers” a los corredores del poder en Washington, a protestas callejeras, o a enfrentarse tanto a republicanos opuestos a la reforma migratoria como a demócratas “sin espinazo”.
La activista peruana llega hasta la campaña después de dirigir la estrategia política de “United We Dream”, la red nacional de “Dreamers” más grande de EEUU.
Desde las trincheras, Praeli tejió una extensa red de activistas locales y nacionales primero a favor de la reforma migratoria y después para los alivios migratorios, elaborando mensajes de réplica contra grupos anti-inmigrantes.
A lo largo de los años, Praeli ha aparecido con regularidad en los medios de comunicación, en inglés y español, en ruedas de prensa, o en reuniones con influyentes líderes políticos.
Curtida en pequeños y grandes escenarios, también ha criticado la retórica de Obama, como lo hizo en enero de 2014, cuando éste dedicó sólo un párrafo en su discurso sobre el “Estado de la Unión” a la reforma migratoria.
Praeli fue invitada de honor de Obama el pasado 21 de noviembre, cuando viajó en el avión presidencial “Air Force One” hacia Nashville (Tennesse), un día después de anunciar los alivios migratorios.
Praeli anhela que su madre, Chela, pueda ampararse al programa de “acción diferida” para adultos, conocido en inglés como “DAPA”, pero que está atascado en los tribunales.
Por ahora no está concediendo entrevistas, pero quienes conocen a Praeli coinciden en que su “tesón”, su energía y su hablar “sin pelos en la lengua” son sus armas para conseguir metas.

Praeli asumirá el 15 de junio el cargo de “directora de acercamiento a la comunidad latina”.

 

Para esta artículo contribuyó Manuel Avendaño desde Nueva York