Dos guarderías infantiles a punto de cerrar en Williamsburg

La ciudad decidió no renovar los arriendos de los “daycares” y alrededor de 200 niños tendrían que buscar otras opciones.
Dos guarderías infantiles a punto de cerrar en Williamsburg
Muchas familias se verán afectadas por el cierre de las guarderías.
Foto: Mariela Lombard

Aunque dejó de vivir en Williamsburg hace ocho años porque el alquiler era demasiado caro, hay algo que Rachaeel Pichardo no pudo dejar de ese barrio: la guardería Nuestros Niños. Ha seguido llevando a sus hijos ahí, porque le queda cerca del trabajo, pero también porque es un lugar importante para ella. “Es un centro que tiene una historia para nuestra comunidad. Además, quienes atienden tratan a los niños con amor y trabajan a la par con los padres por el bienestar de los hijos”, dice esta dominicana.

Sin embargo, en los próximos meses Rachaeel tendría que buscar otra opción, ya que esta guardería, ubicada en el 284 de la calle 4 sur, y la guardería Small World, localizada en 211 Ainslie St., podrían cerrar. En ambos casos, los dueños de los edificios decidieron, a la hora de renovar los contratos, subir drásticamente los precios. A su vez, la ciudad de Nueva York, quien es la que firma esos contratos, decidió no renovar los arriendos. Aunque el abogado de las guarderías no ha sido informado de cuánto pidieron los dueños, en la Administración de Servicios Infantiles (ACS) explicaron que en Nuestros Niños el arriendo subió al doble.

“Una cantidad substancial de los niños que van a estas guarderías provienen de familias de bajos ingresos y de hogares donde principalmente se habla español”, dice el abogado representante de estas guarderías, Adam Meyers. “Está claro que aquí jugó un rol la gentrificación, pero lo que acá sucedió es falta de planificación. Este problema se veía venir”.

La guardería Small World lleva alrededor de 40 años apoyando a las familias del noreste de Williamsburg y recibió sus papeles de evicción a fines de 2013, luego de que el edificio fuera vendido a un nuevo dueño. Los abogados están luchando el caso en las cortes locales y en la corte suprema. En este caso, no sólo los niños y sus familias serán afectadas, ya que ahí también se ubica un centro para adultos mayores, llamado “Swinging Sixties”. A través de los recursos judiciales, se ha logrado posponer momentáneamente la evicción.

En el caso de la guardería Nuestros Niños, ésta es una de tres locaciones que esta organización sin fines de lucro posee. “Este fue el daycare donde yo asistí cuando era un bebé. Es un tema personal para mí”, dice el concejal Antonio Reynoso. “En Los Sures, Nuestros Niños representa el primer paso en la educación para la juventud, algo muy importante en una comunidad donde la mayoría son pobres”.

El concejal Reynoso ha encabezado las protestas con los representantes de la comunidad y los padres del barrio. Incluso, en marzo fue detenido en una de estas manifestaciones, lo que él dice que es un gesto que imita las acciones que el mismo De Blasio hizo en el pasado. “La ciudad de Nueva York tiene una responsabildad de asegurar que existan centros de cuidados de niños cerca de donde uno vive”, explica Reynoso. “Llevamos más de nueve meses intentando resolver este problema. Ha sido muy difícil. Recién en las últimas tres semanas hemos visto progreso en las conversaciones que hemos tenido con la administración”.

De acuerdo al concejal, se han manejado posibilidades de buscar un nuevo edificio o que en la nueva construcción que se haría en esos lugares, se dejara un piso para guarderías. Sin embargo, aún no hay solución clara y los afectados temen que se dé un efecto dominó al no tener un lugar donde llevar a sus hijos mientras trabajan. “Sin este lugar yo me tendría que dedicar a cuidar a los niños y no tendría mis ingresos”, dice Rachaeel Pichardo, quien hace la limpieza en una bodega. “Esto sería un dolor de cabeza. Es algo muy importante para las madres que queremos sacar a nuestros hijos adelante. Si lo cierran deben tener una solución, pero nosotros queremos que no lo cierren”.

 

Un problema en un tema clave para De Blasio

La educación inicial ha sido uno de las banderas de lucha del actual alcalde de Nueva York, que ha implementado su programa de pre-k universal, en el que se han inscrito más de 65,000 niños. El abogado de las guarderías dice que esto contradice la falta de solución para Nuestros Niños y Small World. “El alcalde fue elegido bajo una plataforma no sólo de pre-k universal, sino también de terminar con el desplazamiento, de defender nuestras comunidades. Pero no puedes mantener a la gente en sus hogares si cierras los servicios a su alrededor”, dijo Adam Meyers.

El problema es complejo, ya que la Alcaldía debe lidiar con los altísimos costos que están pidiendo los dueños de los edificios. “Entregar educación inicial asequible y de calidad es una prioridad para esta administración y estamos trabajando con cada familia afectada, para encontrarles un puesto en un programa”, dijo la vocera de la Administración de Servicios Infantiles (ACS) Joanna Wasserman. “Trabajaremos para asegurar que estos niños tengan una transición sin problemas”. Los servicios de la ciudad están renegociando 26 locaciones en estos momentos, un proceso que ocurre todos los años, explicaron en el ACS.

Por su parte, la defensora del pueblo Letitia James también se hará parte del problema este martes, cuando realizará una conferencia de prensa para pedir que esta situación se solucione. “En muchos barrios a través de la ciudad, desde Sunset Park a Washington Heights, hemos visto renacimiento y rejuvenecimiento liderado por las comunidades inmigrantes”, dijo Letitia James en un comunicado. “Y en estas comunidades han sido las abuelas, madres y tías las que han liderado la lucha para mantener a las economías locales funcionando con sus guarderías, incluso en momentos duros. Ahora, tenemos que defender y proteger a estas guarderías, que se han transformado en la espina dorsal de nuestra ciudad”.