Arrecia disputa por el derecho a la vía

Buscan enmendar la ley Right of Way, que es defendida por transeúntes pero criticada por choferes de la MTA
Arrecia disputa por el derecho a la vía
Los conductores de autobuses critican la conducta “negligente” de peatones y ciclistas.

La disputa por la Ley del Derecho a la Vía (Right of Way Law), que sanciona los accidentes que involucran a peatones y conductores de autobuses, volvió a encenderse luego que el concejal Rory Lancman sometió el miércoles un proyecto para enmendar esa legislación que es cuestionada por los choferes de la MTA.

La ley, que rige en la ciudad desde agosto de 2014 y es parte del plan Visión Cero del alcalde Bill de Blasio, fortalece las protecciones para los peatones, penalizando con más dureza a los conductores que fallan en ceder la vía a los transeúntes y ocasionan heridos o muertos.
Aunque las cifras muestran que la legislación ha ayudado a reducir los accidentes, los conductores de la MTA critican que es muy rigurosa y los cataloga como criminales.
La enmienda de Lancman propone que la Policía considere las condiciones del clima, de la carretera, el diseño de la calle, la visibilidad, e iluminación, a la hora de arrestar a un conductor envuelto en un accidente. Además, y quizás lo más importante, propone que se investigue si el peatón o ciclista siguieron las reglas de tránsito.
“No podemos dejar que la gente sea arrestada y esposada y potencialmente enviada a prisión sin antes clarificar qué tipo de conducta es criminal y cuál no lo es”, dijo Lancman.
Carlos Saliva, un conductor de la MTA desde 1994 al 2013, dijo que los choferes “tienen miedo de ser arrestados por incidentes en los que no tienen responsabilidad”.
Armando Serrano, otro ex chofer y ahora representante sindical, indicó que “nos gustan algunos aspectos de Visión Cero, pero hay que tomar en cuenta que hay riesgos cuando estamos siete horas al día manejando, la gente adentro presionando y los de afuera distraídos con sus celulares o sin poner atención a las señales. Los peatones y ciclistas tienen que poner de su parte”.
Peatones alzan su voz
El 31 de enero de 2013 Ella Bandes murió atropellada por una conductora de autobús de la MTA que había terminado su jornada y manejaba de prisa a su base. El incidente ocurrió cerca de la intersección de Myrtle y Wyckoff en Brooklyn y la psicóloga de 23 años murió a los cinco días.
Su madre, Judy Kottick (60), dijo a El Diario que apoya la Ley del Derecho a la vía. “Los choferes deben ser más cuidadosos. La conductora ni siquiera recibió una multa. Más precaución salvará vidas”.
Kottick piensa que de haber habido más supervisión a los conductores como la que hay ahora, quizás su hija estaría vida. “Ahora colaboro con campañas de los defensores de los ciclistas y los peatones, porque ellos son los que están en una situación muy vulnerable”.
Jaime Moncayo, de la organización Transportation Alternatives, que aboga por la seguridad de transeúntes y ciclistas, cree que la ley está ayudando a que los conductores de transporte público y privado “sean más cuidadosos y conscientes del riesgo de manejar sin dar el paso a los peatones que están cruzando y tienen prioridad”.
El caso más reciente ocurrió el pasado 13 de febrero cuando Francisco De Jesús (59), un conductor de la MTA, atropelló a la joven Jingxiang Xu (15) entre las avenidas Grand y Union en Brooklyn. El veterano con más de 20 años en el oficio, fue acusado bajo la Ley del Derecho a la Vía. La chica se encontraba en el paso de peatones y con la señal de marcha a su favor al momento del accidente.

Campaña contra el Alcalde

Entre tanto, la ley está siendo fuertemente criticada por los sindicatos de conductores TWU Local 100 y la nacional TWU of America AFL-CIO, los cuales lanzaron una campaña publicitaria en la que se ve una caricatura de De Blasio con una banda de progresista, mientras arresta a un conductor.
Wiley Norvell, vocero de la Alcaldía, dijo que la ley protege a todos los neoyorquinos. “Establece un mismo estándar que aplica a todos los conductores, aunque sean empleados del gobierno o no”.
“Si después de la investigación de un equipo de élite del NYPD, se establece que el conductor no tuvo suficiente precaución, un oficial puede arrestarlo según su discreción. Si se encuentra culpable, el chofer puede recibir una multa por $250 o pasar treinta días tras las rejas”, explicó Norvell.
Fallar en ceder la vía, aunque no ocurra ningún incidente, es considerado una infracción de tráfico castigada con multas de $50 y hasta quince días de cárcel. Bajo la nueva ley se han hecho 23 arrestos, incluyendo el de 6 conductores de la MTA.
La campaña de los sindicatos “Enmendar Visión Cero” también buscan justificar que muchos de los accidentes se producen por la presión que tienen los conductores de cumplir con rígidos estándares de puntualidad en sus rutas, el mal diseño de las vías y a la conducta “negligente” de peatones y ciclistas.
Pete Donahue, portavoz de TWU Local 100, dijo que estaba de acuerdo con la seguridad “pero antes de arrestar a los conductores se deberían considerar elementos como los puntos ciegos, que son los espacios que por el tamaño del bus, un conductor no alcanza a ver ni con sus espejos”. Además, continuó Donahue, “ hay señales de tráfico en que se acepta que un peatón pueda cruzar una calle, mientras un conductor también puede doblar a la izquierda sin ver totalmente, creando una competencia que debe ser eliminada. Los buses deberían tener prioridad”.

Recuadro
Van 6 arrestados:

  • En los que va de 2015 han sido arrestados seis conductores de la MTA, según los reglamentos de la nueva ley.
  • Tres personas en Queens, dos en El Bronx, y uno en Brooklyn, todas entre 55 y 78 años murieron atropelladas por conductores de autobuses.
    El sexto caso es el de la joven atropellada en Brooklyn que resultó severamente herida, pero sobrevivió.
  • El NYPD ha incrementado la aplicación de las leyes existentes de tráfico. El número de citaciones por exceso de velocidad aumentó un 42% en 2014 comparado con 2013 y las multas por no ceder la vía a un peatón se incrementaron en un 126%.
  • El 2014, el primer año del plan Visión Cero, fue el más seguro para los peatones desde 1910, con una reducción de las fatalidades totales por accidentes de tráfico del 13% comparado con 2013 y de peatones muertos del 24% comparado con el mismo periodo.