Bebé hispano recibe dedo pulgar gracias a milagro médico

Ahora Brandon podrá continuar su desarrollo mientras aprender a usar su nuevo pulgar
Bebé hispano recibe dedo pulgar gracias a milagro médico
El pequeño Brandon junto a su papá Anderson Torres.
Foto: North Shore - LIJ Health System / North Shore- LIJ Health System

NUEVA YORK – Un niño de un año que nació sin su pulgar derecho debido a un rara condición médica pronto tendrá la habilidad de agarrar y pinchar, continuando su desarrollo como todo bebé en crecimiento.

El pasado mes de abril, un cirujano plástico en el Centro Médico de Niños Cohen en New Hyde Park, Long Island, creó un pulgar para Brandon Torres, de un año, moviendo su dedo índice para crear un dedo diferente.

El doctor Nicholas Bastidas conoció a Brandon, quien sufre de una condición extremadamente rara conocida como el síndrome de Okihiro o síndrome Radial de Duane, en la unidad intensiva de cuidado neonatal cuando el bebé tenía apenas un día de nacido.

Hasta el momento, sólo se conocen otros 30 casos a nivel mundial sobre este desorden genético. Este provoca anomalías en los huesos de la parte superior del cuerpo, anomalías oculares y en algunas ocasiones, también anomalías renales.

En el caso de Brandon, el síndrome también provocó que su pulgar izquierdo sea más pequeño de lo normal.

A la familia de Brandon se le informó sobre su condición cuando el personal del hospital hicieron el conteo rutinario de los deditos de un bebé recién nacido.

El doctor Bastidas recomendó la cirugía una vez el niño tuvo la edad necesaria debido a que el dedo pulgar es clave a la hora de sujetar cosas y pinchar.

“El pulgar es el dedo más importante de la mano”, dijo Bastidas. “De hecho, hay una parte significativa del cerebro que está dedicada a usar el pulgar”.

Brandon utilizó una escayola por un mes y ahora está aprendiendo a usar su mano de manera diferente.

Los padres de Brandon, Anderson Torres y Yuli Ramirez, dijeron estar agradecidos porque ahora su bebé tendrá mejores destrezas manuales. Aún Brandon se está acostumbrando a su nuevo dedo.

cohens9n-2-web

La pareja, que vive en Flushing, Queens, hizo el experimento de intentar no utilizar sus pulgares para entender como sería la vida diaria de Brandon sin la operación. Pronto descubrieron que actividades básicas como guiar, subir el volumen de la radio e incluso enviar mensajes de texto resultaban imposibles.

La operación de tres horas realizada por el doctor Bastidas involucró acortar el dedo índice de Brandon, rotarlo y moverlo al lugar donde se supone que exista el pulgar. Una pinza de metal continuará aguantando el nuevo dedo en su lugar para que una articulación artificial pueda formarse desde el hueso.