Reclaman fondos para apoyar a los jornaleros

Activistas solicitan al Concejo Municipal dinero para financiar programas para evitar abusos a estos trabajadores
Reclaman fondos para apoyar a los jornaleros
Decenas de personas acuden cada mañana a los diferentes centros jornaleros de Los Ángeles.

El pasado martes 11 jornaleros de Brooklyn, varios de ellos peruanos, se anotaron una gran victoria en la lucha por sus derechos. Lograron que un abusivo contratista les pagara los $67,220 que les debía en salarios. Cada uno de ellos obtuvo entre $3,000 y $9,000, luego que la Fiscalía de Brooklyn llevara su causa a la corte. Pero su caso es excepcional. “Muchas veces los afectados no cooperan, porque tienen miedo. Y hay gente que se aprovecha de quienes tienen miedo, pero es un crimen no pagar sueldos”, dijo el abogado Byron Lassin, quien asesoró a los trabajadores.

De acuerdo a Lassin, los abusos son algo que prácticamente todo jornalero ha vivido. Por ello, grupos de activistas están pidiendo al Concejo Municipal que en el presupuesto de la Ciudad para el próximo año se dediquen fondos especiales para evitar estas situaciones.

“No hemos visto una inversión real en los centros para jornaleros, en contraste con otras ciudades que sí han dedicado dinero para este tema, como Los Ángeles, Seattle y Denver”, dijo Valeria Treves, directora ejecutiva de New Immigrant Community Empowerment.

Esta organización, junto a una alianza de varios grupos que trabajan con los afectados, la petición al Concejo. Los activistas buscan $365,000 para financiar los centros de jornaleros, lugares donde los trabajadores pueden encontrar empleos, clínicas para evitar y enfrentar el robo de salarios, entrenamiento en sus derechos y talleres para aprender medidas de seguridad, entre otros beneficios.

Estos centros permiten reemplazar las negociaciones informales en la esquina, donde muchas veces son “reclutados” los trabajadores que realizan jornadas diarias. “Lo que hacemos ahí es generar un espacio seguro donde jornaleros y empleadores puedan negociar. Ahí, en el centro, los jornaleros acuerdan un salario base con el patrón y cambian las condiciones de poder, porque los jornaleros están unidos”, explicó Treves.

Se estima que entre 8,000 y 10,000 jornaleros viven y trabajan en Nueva York, en general indocumentados que buscan trabajo en las esquinas y, por lo mismo, son vulnerables a abusos como el robo de salarios.
Grupos independientes como Federation of Protestant Welfare Agencies, Staten Island Community Job Center, Workers Justice Project y New Immigrant Community Empowerment los apoyan en los centros que ya tienen, pero dicen necesitar más fondos para ampliar sus servicios. “Incluso les damos materiales de seguridad”, dijo Treves. “Acá vienen abogados una vez al mes y los jornaleros se pueden asesorar para resolver casos. En general, somos muy exitosos en recuperar salarios”.